domingo, 20 de septiembre de 2015

116- Todos juntos

Los cinco chicos corrieron a abrazar a Cher Lloyd bajo el cielo nocturno. Acto seguido la cantante felicitó a Harry por su boda y los séis se subieron en la limusina de los chicos.

-¡Cher, creíamos que nunca ibas a volver!- exclamó Liam, alegre.

-¡Pues, aquí estoy!- repuso la joven, sonriendo.

-Ahora, ¡danos las explicaciones que merecemos!- intervino Niall en un tono curioso, aunque sonó a una mezcla de enfadado, impaciente y divertido.

Cher suspiró y asintió con la cabeza.

-Cuándo os di el amuleto después de que Aly ganara el concurso, hace ya mucho, fue porque yo lo recogí del local dónde Holly se escondía. Holly y yo fuimos amigas en nuestra infancia...- empezó a decir, y sus ojos marrones se posaron en un punto indefinido, cómo si evocara un recuerdo muy lejano... Y muy feliz.

En voz baja y susurrante, le explicó a sus cinco amigos cómo Holly y ella eran amigas desde niñas. Luego, tiempo atrás, cuándo Holly planeaba hacerse famosa de nuevo a costa de Niall, Cher les explicó cómo intentó seguirla y recolectar pistas para ayudarlos a ellos de manera anónima.
Los cinco miembros de One Direction la escuchaban atentamente. Al final, Niall la abrazó.

-Tu ayuda nos sirvió de mucho. Ni siquiera nos diste la oportunidad de darte las gracias, sino que te fuiste sin más.- dijo en tono triste y nostálgico.

-Lo sé. Pero ahora he vuelto. No sé cuánto tiempo podré quedarme, no mucho. Pero por nada en el mundo me perdería la boda de Harry Styles y Brianna Stevenson.- añadió ella guiñando un ojo.

Los cinco jóvenes sonrieron, contemplando a su vieja amiga. La habían echado mucho de menos.



~~~

Llegó el día siguiente, lunes 22 de septiembre. Eran las ocho de la mañana. Cindy se dirigía al instituto, abrazándose a sí misma y con su mochila colgándole de los hombros. No había desayunado, de modo que entró en un bar cercano y pidió un café para llevar. En ése momento, Wen entró en el lugar, cansado. Llevaba el último minuto corriendo tras ella desde la otra punta de la calle.

-¡Cindy!- gritó en tono agotado.

Ella se giró, sorprendida. Frunció el ceño y respiró hondo para que sus ojos no se llenasen de lágrimas.

-¿Qué quieres?- dijo de mala gana.

-Pero, ¿qué demonios ha pasado? Llevas siglos sin cogerme el teléfono y sin responder mis mensajes. ¡Menos mal que sigues viva! ¡Me tenías preocupado!- empezó a decir él, abrazando a Cindy. Se encogió, puesto que Cindy era bastante bajita para su edad.

-¡Apártate de mí!- gritó Cindy dándole un empujón.-Eres un cretino. Un mentiroso. ¡Y te odio!-

-¿Pero qué...?-

-Os vi a Treisy y a ti. ¡No soy tonta, Wen, ni ciega!- exclamó ella, furiosa.-Os vi besándoos. Justamente en el lugar en el que habías quedado conmigo. ¡Serás imbécil!-

Todavía recordaba el momento en el que vio a Wen y a Treisy. Recordó a Kai, enfadadísimo, dispuesto a dirigirse hacia Wen, pero ella lo detuvo. A veces se arrepentía de haberlo detenido. Estaba tan dolida que en ocasiones sólo pensaba en que debería haber dejado que su primo le diera un toque de atención a Wen. Nunca nadie le había hecho tanto daño a Cindy cómo aquél chico.

-Cindy, ¡es un malentendido! ¡Ella me besó a mí!- exclamó Wen.-¡Y sin mi consentimiento! De hecho, en cuánto pude la aparté de un empujón y la mandé a que se perdiera. ¡Te lo juro! ¡Nunca me esperé que fuera a besarme!-

La rubia lo escuchó atentamente y luego bajó la mirada.

-¿Cómo sé que no mientes?- añadió mirándolo a los ojos de nuevo.

-¿No confías en mí?- Wen sacudió la cabeza.-Te lo juro por todo. Te lo juro por mi prima, que va a casarse dentro de poco con Harry Styles. ¿La conoces, verdad? Nos encontramos con ella y tu hermana y Harry y otra chica en nuestra primera cita y... Agh, ése no es el tema. El caso es que te lo juro por mi prima Brianna y por su futura boda. Yo jamás juro por mis familiares en vano.- dijo tratando de convencerla.-Cindy, empujé a Treisy y le dije que te quiero a ti. Ella intentaba seducirme. Pero no se lo permití, ni de broma. Le dejé las cosas claras. Estoy enamorado de ti, y nunca te haría daño. Te lo prometo. Tú lo sabes, Cindy. Lo sabes porque me conoces.- se explicó en tono sincero y triste.

Cindy suspiró y se frotó los ojos, llenos de lágrimas. Miró a Wen y pudo notar la sinceridad de su mirada. Él nunca había besado a Treisy, ella se había abalanzado sobre él. Él nunca le haría daño a Cindy. Decía la verdad.

-Lo siento.- dijo ella antes de abrazarlo con fuerza.-Siento no haber confiado en ti.- 

Wen le devolvió el abrazo.

-Lo comprendo. Es normal que desconfiaras habiendo visto éso. Yo siento que hayas tenido que verlo.- respondió Wen con voz suave, sosteniendo a Cindy entre sus brazos.

Ella se apartó de él con suavidad, le dio un beso en la mejilla y luego otro en los labios.

-Que Treisy se busque a algún chico cualquiera. El mejor chico es solamente mío.- susurró con una sonrisa de alivio. Acto seguido besó a Wen en los labios otra vez.



~~~

Brianna se destapó, bostezó y se frotó los ojos. Miró el reloj despertador de la mesilla. Eran las ocho y media de la mañana. Oyó la voz de Harry tarareando una canción, y de repente, le llegó un delicioso aroma de tostadas y café. Segundos después, el cantante entró en el dormitorio con una bandeja y la colocó con cuidado sobre la cama.

-¡Buenos días, princesa!- exclamó con extravagante alegría. Se colocó sobre la cama y besó los labios de Brianna, mientras que ella terminaba de incorporarse.-¡Desayuno en la cama para mi futura esposa! Porque ella se lo merece.- dijo antes de dar una sonora palmada, cómo si tratara de matar un mosquito, aunque en realidad lo hacía por pura felicidad.

-Vaya, qué caballero.- bromeó ella. Atrajo a Harry hacia sí y juntó los labios de ambos de nuevo, dándole un pequeño pico. Acto seguido cogió una tostada y le dio un bocado.-Gracias, Harry.- dijo con la boca llena.

Harry sonrió y le entregó un vaso de zumo de naranja.

-Estás muy guapo hoy.- dijo Brianna.

-¿Acaso no lo estoy siempre?- se ofendió Harry de broma, cruzando los brazos.

-Sí, sí, tonto. Pero me refiero que hoy pareces más guapo porque pareces mucho más alegre. ¿Qué es lo que pasa?- quiso saber la joven, dando un pequeño trago de zumo de naranja y otro bocado a la tostada.

Harry bajó la mirada sin dejar de sonreír. "Ah, bueno, nada especial, simplemente voy a ser tío, ya que mi guapísima hermana está embarazada, anoche regresó a la ciudad una de mis mejores amigas, la carrera de One Direction está en su mejor momento, y dentro de poco voy a casarme contigo, la mujer de mi vida." pensó el cantante. 

-Nada, simplemente... mi vida es perfecta.- dijo mirando a Brianna de nuevo. En vez de decirle todo lo que había pensado, era más sencillo resumirlo en las cuatro últimas palabras. Porque en efecto, su vida era perfecta, al menos para él. Estaba muy alegre.

Últimamente las buenas noticias se acumulaban en su vida, haciéndolo tremendamente feliz. Quería que las cosas fueran así para siempre. Brianna parpadeó, sonrió y sacudió la cabeza.

-Tu vida es perfecta porque es lo que te mereces. Tú eres perfecto, Harry.- dijo genuinamente antes de darle un beso en la mejilla.

-¿A que sí?- se pavoneó él, pasándose una mano por su cabello rizado.

-¡Ay, Harry!- ella se echó a reír y le dio un suave puñetazo en el hombro.-Pasas de ponerte sentimental a ponerte gracioso en cero coma.- 

-Es mi don y mi maldición.- dramatizó el cantante colocando su muñeca en su frente, cómo una damisela en apuros.

Brianna se echó a reír de nuevo y apoyó su cabeza en el hombro de su prometido. Le ofreció una tostada y el cantante dio un bocado. Asintió con la cabeza.

-Ahora en serio, bromas aparte. ¡Tengo un don para cocinar!- exclamó el cantante.

Brianna negó con la cabeza y negó de nuevo.

-Por cierto, hoy tengo una entrevista en la radio. Voy yo sólo porque quieren preguntarme cosas sobre nuestro compromiso. No les voy a decir nada concreto, simplemente quieren saber cómo me siento, si estoy nervioso o no, etcétera.- añadió Harry.

-Es normal que quieran saber cosas. Nadie se lo esperaba... Tenías fama por tenerle miedo al compromiso, sobretodo al matrimonio.- dijo ella tomando otro sorbo de zumo.

-Gracias a ti he perdido ése miedo.- dijo Harry con ternura. Acto seguido, la besó otra vez.

Media hora más tarde, los dos salieron de la casa. Brianna se disponía a ir a una sesión fotográfica que tenía aquél día, y Harry a la entrevista de radio. Ambos se alejaron de la mansión de Harry y cada uno se dispuso a subirse a un vehículo distinto.

-Ten un gran día.- dijo Brianna mirando a su chico con ternura.

-Y tú ten un día aún mejor.- repuso Harry guiñándole un ojo.

Ella rió y ambos se despidieron con un beso.

-Luego te llamo para preguntarte que tal te ha ido con la entrevista de radio.- dijo Brianna en cuánto ambos se separaron.

-Claro. Estaré esperando.- asintió Harry.

-Nos vemos luego, Harry.- sonrió Brianna.

Se besaron de nuevo y acto seguido se despidieron con la mano. Ambos sabían que, con su viejo enamoramiento y su inminente boda, estaban en el mejor momento de su relación. Aquello les hacía totalmente felices. Parecía que las cosas no podían ir a mejor, pero sí podían; el día de su boda todavía estaba por llegar. Ambos deseaban que su amor y su felicidad durasen para siempre.
Pero, ¿podría ser aquello posible? Daban por hecho que sí, puesto que todo era perfecto. ¿Que podría salir mal? La tranquilidad anidaba en sus mentes y corazones.
Por ahora.



Brianna llegó al estudio muy apresurada. Allí estaba Harumi, ayudando a Anne a terminar de aplicar los detalles a los vestidos de la sesión fotográfica.

-Tranquila Anne, todas las modelos están listas y Brianna llegará pronto.- decía la japonesa.

-Lo sé, querida, ¡lo sé! Pero últimamente no estoy agitada por el trabajo, ¡sino por mi vida! Mi hijo se casa. Y una de mis modelos también. Porque se casan entre ellos, claro. Y, ¡es fantástico! Pero... ¡Habrá tantas cosas que organizar...! Y además, tengo la sensación de que mi hija me oculta algo... ¡Que estrés!- decía Anne hablando rápidamente.

-¿Gemma?- inquirió Harumi.-No, Anne, no creo. Tienes mucha confianza con tus hijos.-

-¡Lo sé! Y no quiero que perdamos ésa confianza...- repuso la mujer mordiéndose las uñas.

-¡Hola!- saludó Brianna entrando en la estancia.

-¡Ah, querida, menos mal que estás aquí!- exclamó Anne acercándose a ella a toda prisa.-Ve a maquillaje y estilismo, ¡rápido!-

Brianna fue arrastrada por dos estilistas antes de que pudiera decir nada más. Harumi ahogó una risita y dio unas palmadas en el hombro derecho de Anne.

-Vamos, tranquilízate. Lo de la boda aún está por llegar, y aunque estés feliz y estresada a la vez, deberías centrarte en la felicidad.- dijo con dulzura.-¿Te preparo un té verde?-

-Por favor.- asintió Anne tratando de calmarse. Procuró sonreír.

Harumi asintió y se alejó. Anne, por otro lado, se sentó en el sofá más cercano y se rascó la frente. El pensamiento de que su hija Gemma le ocultaba algo no la dejaba tranquila del todo.
Un par de horas más tarde, Anne, Harumi, y los demás miembros del equipo de trabajo miraban a Brianna mientras ésta posaba. La habían maquillado, peinado y vestido con la ropa y los accesorios que necesitaba para la sesión de fotos.

-¡Perfecto! Estás preciosa, cómo siempre.- dijo la fotógrafa tras terminar otro carrete.-Sigue posando.-

Brianna sabía soltarse ante la cámara, aunque procuraba no sonreír ni mirar a la cámara demasiado, puesto que en aquella sesión los diseñadores buscaban naturalidad, una esencia informal, cómo si las modelos no supieran que estaban siendo fotografiadas.

-Desde luego, tu hijo tiene muy buen gusto a la hora de elegir con quién casarse, ¿eh, Anne?- le dijo uno de sus consejeros de moda, sonriendo.

-Mi hijo tiene buen gusto para todo. Ha salido a su madre.- bromeó Anne con una sonrisa.

-¿Sabes? En cierto modo, Brianna se parece a ti. Ambas tenéis un carácter fuerte y sois las únicas capaces de dejarle las cosas claras a Harry, de enfrentaros a él.- añadió el chico, pensativo.-Creo que por éso Harry se enamoró de ella.-

-¡Sí!- exclamó Harumi.-¡Sé a lo que te refieres! Algunas personas, por naturaleza, se ven atraídas hacia la gente que les recuerda a su padre o madre. Porque la personalidad de tus padres es a lo que te acostumbras, entonces acostumbrarse a una pareja con personalidad similar a la tuya o tus padres resulta más sencillo y cómodo.-

-¡Exacto! ¡Chócala!- el consejero de moda de Anne alzó una mano.

-¡Sí!- Harumi se la chocó.

Anne se rió por lo bajo y rodó los ojos. Ella no era la única entusiasmada últimamente; todo el mundo parecía feliz, y con razón. Ver a la gente tan contenta, tan animada, con tantas ganas de vivir, sobretodo después de lo mal que lo habían pasado meses atrás, era maravilloso, una sensación única.

Media hora después la sesión fotográfica terminó y Brianna pudo relajarse, cambiarse de ropa y quitarse todo el maquillaje. En aquél momento, estaba compartiendo unos cafés con Anne y Harumi. Anne no dejaba de hablar de los diseños de la próxima temporada, puesto que si hablaba de la boda de su hijo con Brianna, se empezaría a estresar de nuevo debido a los preparativos.

-Pongamos la radio.- dijo Brianna sonriendo, dirigiéndose a la pequeña radio que reposaba sobre una de las mesas del estudio de Anne. Tenían que oír a Harry.



~~~

Eran las séis de la tarde y todos habían terminado sus quehaceres. Harry no había dado muchos detalles sobre su boda en la entrevista de radio, sólo había dicho que estaba muy emocionado y que nunca antes se había sentido tan feliz. En aquél, momento, Brianna se encontraba en la mansión de Harry, con él. Aunque también estaban One Direction y Aly. 

Los cinco chicos y las dos chicas estaban en el salón. Harry y Brianna, sentados acurrucados en el sofá pasando las páginas de una revista. Niall, situado detrás de ellos, también miraba la revista. Liam, junto a Harry, estaba durmiendo, con su cabeza apoyada en uno de los brazos del sofá. Zayn estaba sentado junto a Brianna, tecleando sin parar en su móvil y de vez en cuándo, lanzando miradas furtivas a la revista. Louis estaba sentado en el suelo delante de la tele, golpeando el mando ya que no funcionaba. Aly estaba arrodillada junto a Louis, diciéndole que simplemente podían cambiarle las pilas al mando. La televisión estaba apagada y Louis no conseguía encenderla.

-Veamos.- dijo Harry pasando otra de las páginas de la revista.-Tenemos Las Lajas, en Colombia.-

-¿Las Lajas?- Brianna miró la foto.

-Sí, mira. El Santuario de Las Lajas es un lugar que quita el aliento. Es una de las construcciones más bonitas del mundo, y para entrar hay que cruzar un puente sobre un acantilado. Es un lugar perfecto.- añadió Harry señalando la foto.

-Ya, y, ¿crees que a la gente con vértigo le apetecerá ir a vuestra boda si os casáis ahí? Reconozco que es un edificio impresionante y muy bello, pero la idea del puente sobre ése gran vacío.- Niall dio tres toques con el dedo índice sobre la foto, uno al decir "ése," otro al decir "gran" y el último al decir "vacío."-... Ésa idea puede resultar poco atractiva para las personas con vértigo.- añadió.

-De acuerdo.- Harry pasó página, suspirando.-También tenemos la Catedral de Milán.- añadió.

En efecto, estaban mirando una revista con un reportaje sobre las iglesias, catedrales o santuarios más bonitos del mundo. Querían casarse en un lugar hermoso a más no poder. Y lo que hacía Zayn, de teclear en su móvil mientras lanzaba miradas a la revista, era buscar información sobre los sitios que Harry iba dictando.

-Mirad la foto.- señaló Harry la revista.-La Catedral de Milán es otro sitio precioso hasta decir basta.-

-¡Qué bonita! Es muy blanca y está muy bien decorada.- opinó Niall, todavía de pie detrás del sofá, con los brazos apoyados en el respaldo y su cabeza sobresaliendo sobre las de Harry y Brianna.

-Tendría que viajar a Milán demasiada gente.- opinó Brianna.-Puede ser un poco incómodo. Aunque es un lugar magnífico, por lo que se ve.- añadió mirando la foto.

Harry pasó otra página.

-También tenemos la Catedral de Palma de Mallorca, España.- comentó.

-¡Es enorme! Parece muy antigua, ¡pero me encanta!- habló Zayn de repente. A toda prisa, buscó información sobre dicha catedral en su móvil.

-Y qué bonita.- añadió Niall asintiendo.

-Es preciosa, sí.- asintió Brianna, sonriendo.-Pero sucede lo mismo que con la Catedral de Milán; tendríamos que viajar, y lo mismo deberían hacer todos nuestros invitados.-

Harry, de nuevo, sonrió y pasó una página.

-Tenemos... la Catedral de Nidaros, en Noruega.- opinó, antes de pasarse una mano por su cabello rizado y castaño, sonriendo a medias.

-¡Harryyyy!- dijeron Niall, Brianna y Zayn a la vez.

-Vale, vale, ya lo pillo, que no sea muy lejos.- dijo él, riendo y pasando varias páginas más.

Brianna se inclinó hacia Zayn y miró su móvil. Zayn estaba observando varias fotos de los lugares que Harry había mencionado en la revista. Todas aquellas construcciones eran preciosas.

-Seguro que al final os acabáis casando en un lugar muy sencillo y toda ésta tarde no ha servido para nada.- se quejó Niall, revolviendo los rizos de Harry.

-¿Quién te da derecho a hablar? El que se casa no eres tú.- bromeó Harry girando la cabeza hacia atrás para mirarle y sacarle la lengua.-Además, ya verás que cuándo llegue tu momento de casarte, te estresas muchísimo y no sabes llevarlo ni la mitad de bien de lo que lo estoy llevando yo.-

Niall le lanzó una mirada sarcástica a Harry y éste se rió.

-Qué graciosito.- repuso Niall.

-Lo sé.- se jactó Harry.

-Pues de hecho te equivocas, yo sé llevar muy bien el estrés, y seguramente cualquiera de los que estamos presentes en ésta habitación también. Somos One Direction, ¿recuerdas? El estrés es lo normal para nosotros.- pronunció Niall.

-No compares el estrés del trabajo con el estrés de una boda, irlandés. Cuándo llegue el día de tu boda, te acordarás de éste momento.- dijo Harry, burlándose de Niall de nuevo.

-Sí, sí, lo que tú digas, ricitos de ébano.- se resignó Niall rodando los ojos mientras se dirigía hacia Louis y Aly, los cuáles seguían tratando de aclararse con el mando de la televisión.

-En realidad, puede que Niall tenga razón.- opinó Brianna.-Lo importante no es el lujo del lugar en el que nos casemos, sino la belleza. Hay muchos lugares que son bellos sin necesidad de ser ostentosos.-

-Amén. Entornos naturales, por ejemplo.- la apoyó Zayn, y acto seguido volvió a teclear a toda velocidad en su móvil, seguramente en busca de entornos naturales bonitos.

-Hmmm... Yo sigo pensando que podemos casarnos en cualquier lugar, sea entorno natural o no. Pero hemos hecho bien en consultar ésta revista por si acaso alguno de los lugares que se muestran nos hacía sonar la alarma de "lugar perfecto para casarse."- habló Harry.

-Todas las iglesias, catedrales y santuarios que hemos visto en la revista son lugares perfectos y llenos de belleza, no hay duda.- habló Brianna.-Pero el lugar de la boda tiene que ser cómodo, no muy alejado. Lo más importante es el transcurrir de la boda, los invitados, nosotros...- decía, entusiasmada.

-Sí... ¿Tú qué opinas, Liam?- Harry miró a su amigo, el cuál seguía sentado junto a él, y sólo entonces se dio cuenta de que estaba dormido.

-Liam no opina nada. Es neutro, cómo siempre.- bromeó Zayn.

-¡A ver!- exclamó Niall de repente.-¡Dejad ya de discutir por un mando!-

Louis y Aly seguían sin hacerle caso. Niall rodó los ojos y les arrebató el mando.

-Aly tiene razón, hay que cambiarles las pilas y ya está. Parecíais dos niños discutiendo por un juguete roto.- repuso alejándose para buscar pilas.

-¡Es que el mando de la tele es cómo un juguete roto!- rebatió Louis levantándose del suelo.

-¡Pero que no está roto, Louis! ¡Que son las pilas!- bufó Aly, también levantándose y cruzando los brazos.

-Es cómo si tuvieran quince años...- dijo Zayn sacudiendo la cabeza antes de volver su vista a su móvil.

-Creo que mentalmente todos tenemos quince años aquí.- bromeó Brianna.

-Y por éso somos tan felices.- añadió Harry con un guiño.

-También somos felices porque, al fin, nuestra vida va bien.- dijo Louis con una bonita sonrisa.

-Sí... Después de la gran tormenta que supuso la falsa muerte de Brianna, ahora por fin llega la calma.- asintió Aly, de acuerdo con Louis a pesar de la discusión que acababan de tener sobre el mando de la televisión.

-Ya era hora de que fuéramos felices sin tragedias de por medio.- sonrió Zayn.

-Exacto. Ahora mismo me siento cómo... muy fuerte, muy alegre, positivo.- opinó Harry.

-Puede ser que estemos mejor que nunca.- habló Louis acercándose al sofá y echando un brazo sobre los hombros de Zayn. 

Los demás asintieron en señal de acuerdo.



~~~

-La amistad entre Toby y yo está peor que nunca.- dijo Kai en un suspiro.-Creo que nunca le perdonaré por sugerirme que sacara a mi madre de su sufrimiento...-

-Estuvo mal, sí.- asintió Celine.-Pero lo dijo para ayudar. Él es buena persona.-

Ambos estaban en casa del padre de Kai, sentados en el sofá.

-Claro que lo es... Pero, ¿por qué a veces no se calla la boca? Debería haberse callado en vez de decir tal barbaridad.- repuso Kai.

-He hablado con Valery.- suspiró Celine.-Ella opina lo mismo. Sabe que Toby hizo mal, pero al mismo tiempo está convencida de que no tenía ninguna mala intención.-

Kai negó con la cabeza, suspiró y miró al suelo, frotándose sus bonitos ojos azules.

-No creo que pueda perdonar a Toby por ésto.- dijo.

-Sé que te cuesta, pero inténtalo. Es tu mejor amigo. Cometió un error. Y seguro que se arrepintió según lo iba diciendo.- lo alentó Celine.-Valery va a hacer que Toby y tú quedéis en el cine ésta noche, a ver alguna película de acción, de ésas que os gustan tanto a los chicos. Habla con él y procura que al menos podáis volver a hablaros.- añadió.

Acto seguido se levantó del sofá, besó la mejilla de Kai con dulzura, recogió su bolso y se fue. Kai la miró con tristeza mientras ella abandonaba la casa. Acto seguido se levantó del sofá, se dirigió a su habitación y se dejó caer en su cama. Su mejilla aterrizó sobre la almohada violentamente.

-¿Y ahora qué?- susurró.

Se colocó boca arriba y paseó la mirada por su dormitorio. Estaba muy pensativo. Toby era un gran amigo, pero aquél comentario suyo le había hecho mucho daño. ¿Que debía hacer? ¿Perdonarle? ¿Mandarle a pastar? Estaba totalmente dividido, aunque a la vez sentía muchísima rabia. Todavía le costaba creer que Toby le hubiera dicho tal cosa. Su móvil sonó de repente, sacándolo de sus pensamientos. Lo cogió del escritorio y descolgó.

-¿Hola?- saludó en tono desganado y cansado.

-¡Hola, Kai!- exclamó la voz de Valery.-Hoy quiero que quedes con Toby en el cine más cercano a las ocho, que empieza una película que ambos teníais ganas de ver. Yo os he comprado los dos billetes, de modo que no puedes decir que no. La película dura dos horas, de modo que espero que a las diez de la noche seáis buenos amigos de nuevo. ¡Adiós!- dijo amablemente de un tirón. Acto seguido colgó.

Kai abrió la boca para hablar justo antes de darse cuenta de que ya era muy tarde y que Valery había colgado. Suspiró de nuevo y negó con la cabeza, mirando el techo y acomodándose en su cama.

-Parece que no tengo opción. Tendré que ir al cine.- dijo en voz baja, hablando consigo mismo.

En ése momento sonó el timbre. Kai se levantó de la cama y se dirigió al salón. Abrió la puerta para ver la calle, pero no había nadie. Entonces bajó la mirada. En el suelo estaba colocada la entrada de cine junto a una nota en la que ponía "De Valery" escrito en bolígrafo violeta. Kai recogió ambas cosas y rodó los ojos antes de entrar en la casa de nuevo y cerrar la puerta.




~~~ 

Anne, Gemma y Harry, los tres miembros de la familia Styles, estaban en casa de Anne, merendando juntos sentados en los sofás del salón. Anne y Harry hablaban sobre la boda felizmente, mientras que Gemma se limitaba a estar muy callada y a comer (más de lo habitual) y el único que sabía el por qué era Harry.

-Y tú, Gemma, ¿de qué color irás vestida a la boda?- inquirió su madre.

-¿Eh? No lo sé.- repuso ella nerviosamente, bajando la mirada y mordiendo una galleta.

Anne miró a Harry y luego a Gemma de nuevo. Suspiró.

-Gem, ¿se puede saber qué te pasa?- le preguntó a su hija.

-Sólo está estresada, mamá. Su hermano se casa. Es decir, yo. ¡Me casooo! Sigue en shock.- repuso Harry en tono alegre y calmado, tratando de encubrir a su hermana.

-Os he parido.- soltó Anne.-Os conozco mejor que a nadie. No podéis mentirme.-

-Mamá, Harry tiene razón. Sólo estoy estresada, no te preocupes.- aportó Gemma, apoyando la excusa de su hermano.

-Venga, chicos. Hablad con vuestra madre.- insistió Anne, desilusionada.

Harry y Gemma intercambiaron una mirada muy breve. Gemma tragó saliva y acto seguido respiró profundamente, mirando a su madre... Harry agrandó los ojos. ¿Se lo iba a decir?

-Mamá.- empezó Gemma.-Hay algo que debo contarte.-

-Claro, cariño, ¿de qué se trata?- sonrió Anne, más tranquila.

-Ésto...- Gemma bajó la mirada y trató de controlar su respiración.

Anne la miró, expectante. Harry estaba muy nervioso y tenso al ver a su hermana en esa situación. Gemma lo miró y luego miró a Anne de nuevo. Harry se mordió el labio y prestó más atención.

-Vamos, Gem, dímelo. Confía en mí.- la apremió Anne.

-Mamá, estoy... estoy embarazada.- dijo finalmente, soltándolo sin más antes de tener oportunidad de ponerse más nerviosa.

Se hizo el silencio en la estancia por unos largos segundos. Gemma miraba el suelo y Anne miraba a Gemma. Harry las miraba a ambas.

-¿Y cuándo pensabas decírmelo?- inquirió Anne, con una expresión neutral en el rostro.

-No... no sabía cuándo... Tenía miedo de que te enfadaras...- se excusó Gemma.

Pero Anne la abrazó rápidamente antes de que dijera nada más. Gemma no pudo evitar soltar un par de lágrimas de alivio mientras le devolvía el abrazo a su madre. Harry sonrió, enternecido. Acto seguido ambas se separaron del abrazo y Anne acarició con ambas manos la cara de su hija.

-Estoy muy contenta, cariño.- dijo, también llorando y sonriendo.-¡Felicidades!-

Ambas se abrazaron de nuevo. Harry se levantó del otro sofá, se sentó junto a ellas y se unió al abrazo.

-Gracias, mamá... Harry ya lo sabía. Fue el primero en enterarse. Gracias por mantener el secreto.- dijo Gemma abrazándolos a ambos.

-Lo que sea por mi familia.- repuso el cantante con dulzura.

-Os quiero muchísimo a los dos... Mis hijos. Estoy muy orgullosa de teneros.- dijo Anne antes de besar la cabeza de Gemma y luego la de Harry.

-Ahora te toca decírselo a tu novio. Dile que va a tener un hijo, no esperes más.- sonrió Harry cogiendo las manos de su hermana.

Gemma miró al suelo y asintió.

-Me siento más tranquila ahora que sé que vosotros dos me apoyáis.- se expresó.

-¡Claro que te apoyamos, cariño! Somos tu familia.- repuso Anne.-Siempre te apoyaremos.-

-Exacto. Nunca lo dudes, hermana.- añadió Harry asintiendo con la cabeza.

Gemma sonrió y se secó las lágrimas.

-Aunque puede que me cueste un poco hacerme a la idea de ser abuela, todavía soy joven para éso.- bromeó Anne.

-Sí, mamá.- Gemma soltó una carcajada.

-Pero a la vez sé que de una hija tan perfecta cómo la mía, saldrá el bebé más perfecto del mundo.- añadió Anne acariciando con afecto el cabello de su hija.

-Te quiero, mamá.- Gemma abrazó a Anne de nuevo.

Harry las miró de nuevo y acto seguido se frotó un ojo con disimulo.

-Te hemos visto.- susurró Anne en tono pícaro, mirando a su hijo.

-¡No estaba llorando!- exclamó Harry, molesto.

Gemma y Anne se rieron. El cantante sólo rodó los ojos y sonrió a medias.
Acto seguido abrazó a aquellas dos mujeres a las que tanto amaba.



~~~

Kai y Toby salieron del cine muy separados y sin hablarse. En la sala del mismo, ni siquiera se habían sentado juntos, sino en filas distintas para no tener nada que ver el uno con el otro. Era de noche y la salida del cine daba a parar a un callejón solitario.

-Ha molado la peli.- dijo Toby repentinamente. Era la primera cosa que le decía Kai desde aquél día en el que dejaron de hablarse.

Kai, con los brazos cruzados, se giró hacia él y lo miró muy seriamente, enfadado.

-"¿Ha molado la peli?"- inquirió, con voz baja y pausada.

Toby se encogió de hombros.

-¿Éso es lo único que se te ocurre decirme?- añadió el rubio en tono de rabia.

-Kai, relájate. Sabes que nunca fue mi intención hacerte enfadar.- comentó Toby con sinceridad.

-¡Pues lo hiciste! ¿Cómo se te ocurre decirme algo así?- se indignó su amigo.

-No pensé antes de hablar.-

-Tú nunca piensas antes de hablar.- Kai apartó la mirada y le dio la espalda a su amigo.

-Éso no es cierto.- Toby negó con la cabeza.-Lo único que quería era ayudarte. Si yo viera a mi madre en ésa situación, lo haría. Éso no es vida. No querría verla así para siempre, no es digno. Pero te lo dije sin ningún tipo de mala intención. Sólo fue una idea. Si tú te sentiste mal, te diste por aludido. No es mi culpa.-

Kai descruzó los brazos, entreabrió los labios y se giró. Sin pensar, le propinó un fuerte puñetazo a su amigo en la cara. Toby tropezó, aunque no llegó a caer al suelo, y se llevó las manos a la cara, sorprendido. No se esperaba que Kai, un chico bueno cómo un trozo de pan, lo atacara.

-¡¿Me estás diciendo que soy un mal hijo por no matar a mi madre en coma?!- gritó, furioso.

-Nunca he dicho éso.- repuso Toby negando con la cabeza.-¡No tienes por qué darte por aludido, ni por qué pegarme!- añadió dándole un empujón al rubio.

-Entonces ¡deja de decir estupideces!- exclamó Kai devolviéndole el empujón.

Toby le dio un puñetazo en la mandíbula, tratando de hacerle espabilar, y por que Kai le había dado uno primero. Kai se sujetó la mandíbula y luego le propinó otro puñetazo a su amigo, haciéndole sangrar por el labio. Toby le empujó de nuevo y le dio un fuerte puñetazo en la tripa.

-¡Eres idiota!- gritó.

-¡Y tú un mal amigo!- rebatió Kai dándole un rodillazo en el estómago. Luego trató de darle otro puñetazo en la cara, pero Toby lo esquivó.

-¡Siempre estás a la defensiva!- exclamó Toby.-¡Gilipollas!-

Kai le dio otro puñetazo en la cara y Toby le dio una patada al rubio en el estómago, tirándolo al suelo. Se acercó a él hasta que alguien se puso en medio y lo empujó, haciéndolo retroceder.

-¡PARAD DE UNA PUTA VEZ!- gritó con autoridad la voz de Faline.

Kai, desde el suelo, alzó la mirada, frotándose la barriga, dolorido. Faline había empujado a Toby para evitar que volviera a pegar a Kai. Toby la miraba, sorprendido. Kai también lo estaba, la verdad. ¿Qué hacía Faline allí?

-¿Qué haces aquí?- quiso saber Toby, formulando la pregunta que tanto Kai cómo él estaban pensando.

-Celine me pidió que os siguiera para asegurarse, ella y Valery, de que hacíais las paces. Pero ya veo que no. Sois unos orgullosos de mierda.- dijo Faline en tono severo y ligeramente enfadado.

-Él... él empezó a provocarme.- dijo Kai, aún tirado en el suelo.

-¡Es mentira! Yo sólo estaba hablando. Él me pegó primero.- se defendió Toby.

-¡Callaos la puta boca!- chilló Faline de nuevo. Estaba muy decepcionada e indignada ante el hecho de ver cómo dos buenos amigos se pegaban por una discusión.

Ambos obedecieron, dejándola hablar a ella.

-Estáis demostrando ser unos idiotas incapaces de resolver los problemas hablando.- dijo la joven.

-Auch...- se quejó Kai haciendo un gesto de dolor.

Faline se agachó junto a él y lo ayudó a levantarse. El rubio se apoyó en el hombro de la hermana gemela de su novia y lanzó una mirada asesina a Toby. Éste se la devolvió.

-Vamos, volvamos al interior del cine, tenéis que echaros algo de agua en las heridas.- habló Faline.

Toby obedeció y entró por la puerta por la que él y y Kai habían salido unos minutos antes. Faline entró mientras ayudaba a Kai a caminar. En una fuente para beber de los pasillos del cine, Toby se detuvo y abrió el chorro de agua. Bebió un poco y luego se lavó la cara. Acto seguido se apartó y Kai hizo lo mismo.

-¿Qué dirían mi hermana y Valery si os vieran ahora mismo? Estarían decepcionadas a más no poder. Lo estoy hasta yo, y ni siquiera soy vuestra novia.- se expresó Faline muy seriamente.

-Me puse nervioso. Estoy muy enfadado. Por éso le golpeé.- trató de excusarse Kai con timidez.

-Y yo sólo intentaba defenderme.- añadió Toby, cruzándose de brazos y apartando la mirada.

-Toby, en primer lugar, ¿para qué cojones le dices a Kai que mate a su madre? La vida, una vez que se quita, no regresa nunca, tío. Y Kai, hijo mío, ¿para qué cojones le das un puñetazo a Toby? Parece que quisieras empeorarlo todo. Ambos habéis cometido errores gordos, los dos tenéis razón y a la vez ninguno la tiene.- dijo Faline.

-No intentes darnos lecciones de vida, Fa.- murmuró Toby, gruñón.

-¡Qué repelente eres!- exclamó Faline sacudiendo la cabeza.-Estoy intentando ayudaros, inútiles lloricas. Si no llego a intervenir, os matáis el uno al otro cómo los brutos que sois.-

-¿Y acaso tú no eres bruta?- dijo Kai por lo bajo.

Faline le propinó una palmada en el hombro, dónde antes Toby le había golpeado.

-¡Ay!- chilló Kai agarrándose el hombro.

-¡Niño! ¡Claro que yo también soy muy bruta, pero sé solucionar las cosas hablando! Ahora mismo intento no recurrir tanto a la violencia cómo lo hacía de pequeña. Y con pequeña me refiero a doce, trece años. Parece que tengáis ésa edad.- los regañó.

-Somos adultos. Podemos hacer lo que queramos. Si queremos pegarnos en mitad de la calle en plena noche, podemos.- insistió Toby, muy digno.

Una pareja de jóvenes pasó junto a ellos, el chico risueño, la chica sonriente, ambos llevando un cubo de palomitas entre los dos. El olor de éstas flotó en el aire por un instante y los tres permanecieron en silencio. La pareja entró en la sala de cine a la que se dirigía, y entonces Faline suspiró y miró a los dos muchachos que tenía delante. Ambos le devolvían la mirada. Ya parecían totalmente calmados.

-Pero el problema es que realmente no queréis pegaros en mitad de la calle en plena noche. Sois amigos. No queréis haceros daño el uno al otro. Simplemente os habéis pegado porque estáis cabreados. Pero en realidad os tenéis aprecio, se nota.- dijo, suavizando el tono de voz.

Toby y Kai bajaron la mirada, observándose el uno a otro de reojo. Miraron de nuevo a Faline.

-Sé lo que es tener el impulso de golpear a alguien. Ya me conocéis. Pero procuro controlarme. Realmente no me gustaría pegar a propósito a alguien importante para mí. Y menos por una discusión que se puede resolver perfectamente hablando. Vosotros sois dos tíos geniales, muy honestos y simpáticos, y por éso veo ridículo que hayáis empezado a daros golpes de ésa forma. Todo el mundo sabe que os queréis cómo hermanos.- prosiguió la joven. Su voz sonaba suave, comprensiva y tierna. Lo cuál era bastante raro teniendo en cuenta que se trataba de Faline, y no de Celine, la cuál sí que era dulce todo el rato.

Toby descruzó los brazos y alzó la mirada hacia el techo. Luego miró a Kai, el cuál seguía observando el suelo cómo si éste fuera de lo más interesante.

-Lo cierto es que... Que sí. Que te considero un hermano, Kai. No tenemos los mismos padres, ni la misma sangre, no somos familiares, pero somos hermanos. Al menos, yo siento cómo si fueras un hermano de verdad para mí.- dijo, tratando de dejar el orgullo a un lado.

Kai lo observó de reojo y suspiró.

-Me arrepiento de haberte pegado.- murmuró en tono casi inaudible.

-Y yo me arrepiento mucho de haberte dado ésa idea. Fue sin mala intención, te lo juro. Pero sé que a veces digo cosas que debería callarme. Me arrepiento muchísimo, Kai. Lo siento.- Toby se acercó unos pocos pasos hacia su amigo.

-Yo también. Siento haberme enfadado y haberte pegado. Debería controlarme más, pero es que el tema de mi madre es muy duro. Tío... No sé qué hacer, me enervo en seguida y no quiero hacerlo. Perdóname.- Kai le devolvió la mirada a su amigo.

Toby le tendió la mano.

-¿Estamos bien?- preguntó.

Kai sonrió y le estrechó la mano.

-Estamos bien.- dijo, asintiendo.

Toby lo acercó hacia sí y ambos se abrazaron con sus brazos libres, aún estrechándose las manos. Tras darse un par de palmadas en la espalda, se despegaron y se soltaron las manos ante la mirada de una muy satisfecha (e incluso un poco emocionada) Faline. Ella carraspeó y parpadeó para ocultar sus ojos, algo humedecidos.

-De nada, ¿eh? De nada.- dijo en tono orgulloso y carente de importancia.

Toby y Kai rieron y se acercaron a Faline. La abrazaron los dos a la vez y ella les devolvió el abrazo.

-Gracias.- dijo Kai.

-Aunque es curioso que nos hables acerca de cómo evitar la violencia cuándo tu eres... Bueno... Faline.- bromeó Toby alborotándole el largo y liso cabello castaño a la joven.

-Calla, anda.- replicó Faline rodando los ojos.

Toby asintió con la cabeza y alzó los brazos en señal de rendición.



~~~

Aly bostezó. Llevaba un pijama que consistía en una camisa azul larga de botones y unos pantalones largos del mismo color. Era ya bastante tarde, pero ella aún no se había acostado porque había decidido quedarse viendo una película de terror. Salió de la cocina bostezando, con un vaso de cristal repleto de cerveza sin alcohol en la mano. Lo dejó sobre la mesita enfrente del sofá y miró la televisión de nuevo. Aún no había terminado la publicidad. Cindy, Talia y sus padres ya dormían. Aly miró el reloj del salón; eran las once y media de la noche. Se sentó en el sofá y dio un pequeño trago de cerveza.
Se acomodó en el sofá y se dispuso a dar otro sorbo cuándo sonó el timbre. Aly, sobresaltada, ahogó una exclamación mientras el vaso se le resbalaba de las manos debido al susto. Aterrizó en el suelo, rompiéndose con un estruendo de cristales rotos. La cerveza formó un pequeño charco. Aly dio un puñetazo al sofá.

-Me cago en...- dijo en voz baja.-Pero, ¿quién es a éstas horas?-

Se levantó y abrió la puerta, encontrándose a One Direction. Agrandó los ojos y apretó la mandíbula.

-Chicos, pero, ¿acaso sois tontos? ¡Son las once de la noche y está toda mi familia durmiendo!- los regañó, enfadada.

-Perdón, perdón.- se disculpó Niall a su novia.

-Pero tenemos un buen motivo.- dijo Liam.

-¡¿Qué motivo?!- Aly se frotó el pelo despeinado. Le daba igual estar en pijama.

-Una sorpresa.- Harry le guiñó un ojo a Aly.

-Mira quién ha venido.- añadió Zayn.

Los cinco se apartaron, dejando ver a Cher, la cuál se había escondido detrás de ellos. Aly cogió una gran cantidad de aire por la boca, sonoramente, y acto seguido sonrió ampliamente.

-¡Cher!- gritó antes de abrazarla.

La joven castaña sonrió, feliz, y le devolvió el abrazo a Aly. Ambas dieron saltitos mientras permanecían abrazadas y soltaban exclamaciones de alegría.

-¡Te echaba mucho de menos! ¡Me alegra muchísimo verte!- gritaba Aly.-¡Sigues igual de guapa! ¡Cheeer!-

-¡Gracias, Aly! Tú también, aunque tengas cara de sueño y estés en pijama y despeinada.- bromeó su amiga famosa, fijándose en su aspecto.

-¡Estaba a punto de irme a la cama en cuánto acabara la película que estoy viendo!- se defendió Aly, aunque sin borrar su sonrisa.

-Vale, vale, ignora lo que he dicho.- repuso la cantante sacudiendo la cabeza suavemente.

-Pasad.- dijo Aly haciéndose a un lado y manteniendo la puerta del apartamento abiertas.

Cher y los chicos entraron y la joven miró alrededor, impresionada y con expresión de aprobación.

-Veo que ganar el concurso te ha hecho vivir en un lugar precioso.- dijo, aunque ya se lo imaginaba.

-Sí, ésta nueva vivienda es preciosa.- repuso Aly.

Harry señaló un charco de líquido dorado en el suelo. Era la cerveza que se le había caído a Aly cuándo habían llamado al timbre, pero ellos no lo sabían.

-¿Tenéis perro ahora? ¿O has cogido la bonita costumbre de mear en el suelo?- preguntó el cantante de rizos castaños, aún señalando al suelo.

-No, idiota.- Aly le dio un puñetazo en el hombro.-Es cerveza. Se me cayó el vaso del susto cuándo llamásteis al timbre.-

-Los reflejos muy mal, ¿eh, Aly?- bromeó Liam.

-Calla, anda.- repuso la rubia abrazándose a Liam y a la vez dándole una colleja en la nuca.

Acto seguido, Aly oyó ruidos en el piso superior del apartamento. Supo que eran sus padres y Cindy que iban a bajar para saber quién había llamado al timbre. La rubia corrió escaleras arriba y en efecto, se encontró a su familia en el pasillo, con caras de sueño.

-¡Aly! ¿Qué pasa?- preguntó Lara, enfadada.

-¡Lo siento!- Aly reprimió una risita y negó con la cabeza.-Son los chicos de One Direction. ¡Cher Lloyd ha vuelto y han venido para que pudiera verla!-

-¡Cómo si viene aquí Dios! ¡No son horas!- añadió Richard.

-¡Que yo mañana tengo instituto!- repuso Cindy, pareciendo bastante indignada.

-Lo siento, lo siento mucho.- repuso Aly de nuevo, aún sabiendo que ella no debía disculparse, sino los chicos y Cher. Pero decidió arreglar aquello ella misma.

-Menos mal que Talia no se ha despertado...- suspiró Lara regresando a su dormitorio con su marido.

Cindy hizo lo mismo, dirigiéndose a su cuarto con la mirada cansada y arrastrando los pies. Aly suspiró y bajó de nuevo al salón, encontrándose con que One Direction y Cher ya se habían acomodado en los sofás.

-Entonces, ¿qué tal ha sido tu viaje, Cher?- preguntó Aly sentándose junto a ella.

-Fantástico, por suerte.- respondió ella asintiendo con la cabeza.

-Ha venido para mi boda, pero, ¿en qué idioma debo decir que Brianna y yo todavía no hemos puesto fecha?- inquirió Harry.

-En chino.- bromeó Niall.

Harry rodó los ojos y negó con la cabeza. Acto seguido los siete amigos charlaron durante largo rato.



~~~

Pasaron las semanas y Aly y sus compañeros de universidad regresaron a Yale para seguir estudiando. Los chicos de One Direction seguían enfocados en su carrera. Y Cher, por su parte, se dedicó a relajarse durante el tiempo que pasaba en la ciudad. Niall, Zayn, Liam y Louis se encontraban tomando un café para desayunar en el exterior de un bonito bar. Harry estaba con Brianna.

-Qué estrés.- se quejó Liam.-Menos mal que hemos conseguido despistar a la estampida de directioners que querían autógrafos. Me encanta estar con ellas, pero eran demasiadas.-

-¿Autógrafos? No, Liam, querían violarnos. Lo estaban gritando.- lo corrigió Zayn.

-Venga, Zayn, no seas tan gruñón. Estaban emocionadas.- opinó Niall.

-Lo entiendo, y me parece adorable que se emocionen. Pero realmente me agobio cuándo algunas dicen que quieren violarnos o hacernos un hijo.- admitió el moreno.

-Opino lo mismo que Liam.- habló de repente Louis.-Si vinieran de una en una a conocernos, sería mucho más sencillo. Pero vienen en masa, todas a la vez, y es terrible.-

-Las seguimos queriendo pese a todo.- repuso Liam tratando de recordar lo verdaderamente importante.

-Obvio que sí.- Niall asintió con la cabeza con energía.

De repente el móvil de Louis sonó y el cantante descolgó, pegándose el aparato a la oreja.

-¿Sí?- dijo.-¡Ah, hola Harry! ¿Qué pasa?-

Los otros tres jóvenes guardaron silencio.

-Sí, están aquí conmigo.- dijo Louis.-Vale, lo pongo.-

Louis puso el manos libres y sostuvo el teléfono junto a sus amigos, de modo que ahora los cuatro podían escuchar perfectamente la voz de Harry en la otra línea. Niall sonrió.

-¿Qué pasa, rizos? ¿Qué sucede?- preguntó.

-Quería comentaros algo muy importante.- dijo Harry a través del teléfono.

-¿Sí? ¿De qué se trata?- quiso saber Liam.

-Brianna y yo ya tenemos fecha para la boda.- dijo de sopetón Harry, sin hacerse más de rogar.

Liam agrandó los ojos, sorprendido. Zayn y Niall se miraron, incrédulos y felices. Louis sonrió de oreja a oreja mientras seguía sosteniendo su móvil.

-¿De verdad?- exclamó.-¡Éso es fantástico!-

-Gracias, Louis.- repuso amablemente la voz de Harry desde el teléfono móvil.

-¡¿CUÁNDO?!- gritó Niall, elevando la voz más de lo que debería, ya que estaban en la calle.

-¡Ssssh!- lo acalló Liam colocándose el dedo índice sobre los labios y mirando a Niall.

-Estamos en septiembre.- dijo Harry.-A principio de diciembre nos casaremos.- anunció.

-¡Perfecto!- gritó Zayn, entusiasmado, y miró con genuina alegría a sus tres amigos.

-¡Enhorabuena, Harry!- exclamó Louis.-¡Ya era hora de que nos dijeras algo, hombre!-

-¡Sí! ¡Queremos los detalles!- repuso Liam, emocionado.

-Aún no hay detalles, chicos.- contestó la voz de Harry. Los demás pudieron intuir que rodaba los ojos.

-Vale, bien, pero en cuánto haya, ¡queremos saberlo en seguida!- insistió Niall.

-Que sííí...- bufó Harry, impaciente.-Os veo luego, ¿de acuerdo?-

-Adiós Harry.- repuso Louis antes de colgar.

Los cuatro amigos guardaron silencio unos instantes y de repente Liam habló con voz suave.

-Madre mía... Chicos, que Harry se nos casa. Se nos casa de verdad.- musitó.

Niall, Zayn y Louis asintieron, emocionados.

-Es difícil de creer... Pero a la vez, fantástico.- opinó Zayn con ternura.

-Exacto.- asintió Louis.

-Ahora llamaré a Aly para contárselo.- intervino Niall, buscando su teléfono.

-La boda será un evento increíble, estoy seguro.- pronunció Liam de nuevo.

-Sí. Dentro de un par de meses por fin veremos a Harry y Brianna casarse... Y lo veremos todos juntos.- añadió Louis sonriendo y alzando la barbilla.

Sus amigos asintieron en señal de acuerdo y le devolvieron la sonrisa.
Desde luego, parecería que todo iba a ser feliz y perfecto previo a la boda... Pero, ¿sabían lo que estaba por venir después de ésta? Desde luego que no. Ninguno de ellos.


6 comentarios:

  1. ¡¡HAAAARRY SE CASA OFICIALMENTE!! Y SE CASA A PRINCIPIOS DE DICIEMBRE (espero que sea el dos, mi cumple<33333). Qué emoción. ¡SE CASA! Ayyyyssssss
    Yo también quiero que se case Niall y Aly, y todas las demás parejas. ¿Perrie y Zayn siguen saliendo? ¿Y Louis y Eleanor?
    ¡Gemma embarazada! Me da la sensación de que a su novio no le gustará la noticia, no sé :/ ¡Pero espero que vaya todo bien!
    Aww, menos mal que lo de Wen y Cindy se ha arreglado pronto. En el capítulo anterior lo había pasado bastante mal DDD:
    Cher*___*
    Pfff, tengo una relación de amor-odio con este capítulo. Es todo tan arcoiris y happy pero hay ciertos párrafos que me dan miedo... Después de la tormenta viene la calma... Pero después de la calma regresa la tormenta.
    Espero que no se muera nadie, les he cogido muchísimo cariño a todos :(
    Kai se pasó un poco... Toby no lo dijo con mala intención, sólo intentaba ayudar. No creo que desconectara a mi madre si estuviera en coma o algo parecido pero si alguien me dijera eso de desconectarla (siempre y cuando no lo diga en forma bruta y sólo intentaba apoyarme y ayudarme) se lo apreciaría y le daría mis razones. Pero no me enfadaría creo yo. Pero él es muy sensible y eso lo entiendo.
    PD: hace muchísimos años que no aparezco y lo siento. Durante todo agosto estuve fuera de España y luego ya en septiembre tuve que hacer muchísimas cosas por aquí. Y luego ya el comienzo del curso... :( Vamos que no me dio tiempo a nada D:
    ¡Pero ya estoy aquí!
    Por cierto, ¿cómo me contacto contigo? :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar Clau! Respondo un poco tarde y a unas horas, pero bueno, por fin tengo un rato libre, aunque sea tarde xD
      Sí, Zerrie y Elounor siguen saliendo :3 El novio de Gemma es bueno, no te preocupes x3
      Mi intención era haceros sufrir con lo de Wen en el capítulo anterior >:)
      De momento no creo que muera nadie... Así que no te preocupes :P No tienen por qué pasar cosas malas... Aunque conociéndome sí las pasarán D:
      Kai está muy irritable y sensible con el tema de su madre... Y sí que se ha pasado, pero Toby, aunque no lo dijera con mala intención, sabía que podía herir los sentimientos de Kai. De modo que ambos cometieron un error. Por suerte Faline llegó, tan "badass girl" cómo siempre xD
      No te preocupes, entiendo que todos estamos ocupados ahora mismo D: Malditos estudios T.T
      ¡Te acabo de dejar un comentario en tu blog sobre cómo contactar! Un abrazo y gracias de nuevo por comentar y leer :3

      Eliminar
  2. Asdgljkkk SE CASA SE CASA HARRY SE CASA!!!!!!! *seguro lo leíste cantando, sube y baja las cejas muy torpementexD* me alegra que por fin hayan puesto fecha y que estén tan felices, tambien que Gemma por fin le dijo a su madre que esta embarazada ahora falta su novio.
    Cher genial volviste espero que se quede por un largo tiempo.
    Yo no creí que Kai golpearía a Toby estuvo mal por que Toby no lo dijo por ser malo solo le estaba dando una opinión, pero que bien que apareció Faline sino quien sabe que hubiera pasado:c.
    Cindy y Wen felices por siempre me alegra que sigan juntos, esa Treisy ojala que la muerda un perro con rabia (si no sonó muy malo pero no importa).

    Sube pronto me gusto mucho el capitulo besos!
    PD; Quienes hacen de Kai, Toby y Wen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SÍÍÍ, SE CASA :D
      Gemma está agobiada la pobre, aunque nunca le faltará apoyo :D
      Kai hizo mal en golpear a Toby, pero se pensó que le estaba llamando mal hijo :( Kai no le pegó directamente cuándo Toby le dijo lo de su madre, sino al salir del cine y después de que Toby se explicara mal. Kai pensó que Toby le estaba diciendo "eres un mal hijo por no desconectar a tu madre de su coma" y por éso lo golpeó.
      Treisy xD En el siguiente capítulo Cindy hablará seriamente con ella.
      Wen es Landon Gilley, Toby es Dean Geyer y Kai es Ulrik Munther *-* Tres chicos guapísimos <3
      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Hola primera vez que comento, pero desde el principio leo tu novela...ME ENCANTA.felicitaciones eres una gran escritoras, mucho exito

    ResponderEliminar

¡Anímate a poner un comentario! Deja tu opinión sin faltar al respeto y sin insultar. Tu participación es muy importante. ¡Muchas gracias por comentar!