lunes, 17 de marzo de 2014

95- Fin de curso y sus imprevistos


El día siguiente, miércoles 19, en Blue Moon High tenían lugar los últimos exámenes. Hacía un día muy bonito aunque demasiado caluroso. Cómo era de esperar, aquellos últimos días de curso estaban siendo muy duros, los exámenes eran complicadísimos y las pruebas de Educación Física también. Todos los alumnos daban el do de pecho, incluidos los que menos importancia daban a los estudios, ya que a última hora se alarmaban y estudiaban todo lo que no habían estudiado durante el curso.

Harry salió del instituto acompañado de Zayn, el cuál le contaba con entusiasmo y alegría la cita que había tenido el día anterior con Perrie en Central Park, cosa que pensaba repetir ése día. Pero Harry se fijó en Scott, el cuál esperaba parado de pie en la acera, llevando en una mano una pequeña caja cuadrada roja con una foto de bombones de chocolate. Scott sonrió al ver a Brianna. Ésta corrió hacia él con una sonrisa y le dió un fuerte abrazo. Él la agarró con fuerza y la hizo volar por los aires dando vuelta, sin soltarse ninguno de los dos del abrazo. Sin poder evitarlo, Harry se imagino que Scott era él. Una pequeña punzada de dolor en el corazón.

-Harry, ¿me estás escuchando?- inquirió Zayn.

-Sí, por supuesto.- Harry miró a su amigo y le sonrió.-Y me alegro de que te vaya tan bien con Perrie.-

-Gracias.- Zayn también sonrió.-Y, a ti, ¿cómo te va...?-

-¿Eh?-

-Ya sabes, tu vida amorosa...- inquirió Zayn suavizando la voz.

-Prefiero no hablar de éso.- Harry mostró una sonrisa forzada y un tanto incómoda.

-Ah.- Zayn lo entendió y recordó a Harry llorando frente a el pocos días atrás.-No pasa nada, está bien.-

Harry le sonrió agradecido y ambos retomaron su camino. Por su parte, Brianna y Scott se habían separado del abrazo y se habían dado un beso en los labios para saludarse. Él le tendió la caja de bombones.

-Unos bombones para un bombón.- dijo en tono satisfecho.

-Qué dulce. ¿Lo coges?- rió Brianna.

-Sí, lo he pillado.- sonrió el chico.

-Bien.- Brianna agarró la caja de bombones de la mano de Scott.-Gracias.-

-¿Te apetece que ésta tarde vayamos al cine o algo para celebrar que ya has acabado todos tus exámenes?- sonrió el chico.

-Me encantaría, espero que haya alguna película buena.-

-La habrá. Tengo una aplicación en el móvil que indica la cartelera. La he mirado ésta mañana mientras desayunaba y se veía todo muy interesante.- corroboró Scott cogiendo a Brianna de la mano. Ambos empezaron a caminar juntos.

En aquél momento Valery salió del instituto y los vio alejarse cogidos de la mano. Suspiró. Brianna se veía muy feliz con Scott. Y a ella le encantaría tener a su disposición a alguien con quién compartir su amor. Pero en fin, ¡para éso estaba compitiendo contra Mairi y Sarah por la mano de Kai! Y hablando de ellas...

-Hola, rubia.- dijo Mairi con cierto desprecio mientras pasaba por su lado.

-Pelirroja.- correspondió Valery frunciendo levemente las cejas al ver a una de sus competidoras.

-Hoy mismo pienso llamar a Kai. Hablaré con Aly para que me dé su número.- se jactó Mairi parpadeando sus bonitos ojos azules con coquetería.

-¿Ah, sí?- Valery alzó una ceja.-¿Y para qué me lo cuentas? Me estás dando ventaja para que lo llame yo antes.-

-Ehm... Pues...- Mairi, perpleja ante su propia estupidez miró hacia abajo, sin saber qué decir.-¡Dúh!- exclamó igual que Homer Simpson, mientras se golpeaba en la frente con la mano. Se giró y se fue andando.-Soy subnormal...- dijo mientras se alejaba.

Valery sonrió y sacó su móvil. Buscó en su agenda a Kai, allí estaba su número. ¿Que cómo lo había conseguido? Un pequeño favorcillo que le había hecho Aly pocos días atrás. Le mintió diciéndole que ya no quería nada con su primo, sólo amistad. Y Aly accedió a darle su número. Valery pulsó sobre éste y se llevó el móvil a la oreja, nerviosa.

-¿Hola?- oyó la suave e inigualable voz de Kai en la otra línea.

-¡Kai!- Valery sonrió.-¿Qué tal?-

-¡Jíaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!- gritó Sarah mientras corría hacia Valery y le quitaba, rápidamente, el móvil de la mano. Colgó mientras se alejaba corriendo.

-¡Eh!- exclamó Valery, indignada.-¡Mi móvil! ¡¡SARAH!! ¡¡Vuelve inmediatamente!!-

Echó a correr tras ella, iniciando así una persecución por las calles. Mientras tanto, el resto de alumnos seguían saliendo a montones del instituto. Niall y Aly entre ellos, hablando de sus respectivos exámenes.

-¿Te gustaría venirte a mi casa ésta tarde?- dijo Niall en mitad de la conversación.-Podemos ver una película o hacer algo de merendar para celebrar que ya han acabado los exámenes y que pasado mañana nos dan las notas.-

-Por supuesto.- Aly lo abrazó y le dió un suave beso en los labios.

-Ñoños.- comentó Faline al pasar por el lado de ellos.

Ambos interrumpieron su beso y la siguieron con la mirada. Acto seguido se miraron de nuevo, aún con las manos de Niall en la cintura de Aly y las manos de Aly en los hombros de Niall.

-Déjala, está estresada con los últimos entrenamientos de baloncesto.- repuso Aly. Acto seguido unió sus labios con los de Niall de nuevo. Éste sonrió.

-Puedo encargar una pizza mientras vemos la película, si quieres.- dijo mirando alegre a su novia.

-¿Me estás diciendo que merendemos pizza?- preguntó ella alzando una ceja.

-Bueno...- Niall sonrió nervioso, sonrojándose.

-¡Gran idea!- exclamó Aly para sorpresa del irlandés.-La mía acuérdate de pedirla de pepperoni, por favor.- le dió un besito en la mejilla y se alejó diciéndole adiós con la mano.

Niall sonrió, feliz. Y acto seguido bajó los escalones del portal del insti, recibiendo la luz del sol en la cara y disfrutando de aquél buen tiempo. Era genial saber que el verano y las vacaciones estaban a la vuelta de la esquina.

~~~


-Dududu...- canturreaba Liam por lo bajo, mientras se llevaba a los labios la parte trasera de un bolígrafo dorado. Revisó el folio de papel por enésima vez, sentado en una cómoda silla y apoyando los codos en el lujoso escritorio que había frente a él.

Se encontraba en casa de Louis, ya que éste le había invitado a ver una película allí después del instituto. En el gran salón de estar, Liam estaba sentado en el escritorio y escuchaba el sonido profundo e indefinido que hacía el microondas desde la cocina. Mordisqueó la tecla que se usaba para sacar o meter la punta del bolígrafo, mientras releía todo lo que había escrito. ¿Sería una buena idea? Parecía muy precipitado, pero podría funcionar... Además, disponían del verano entero para planificar entero.

-¡Ah!- chilló del susto cuándo el brusco sonido de la puerta del microondas abriéndose resonó por la mansión entera.

-Perdón.- dijo Louis desde la cocina.

-Dios, Louis, la próxima vez avisa antes de abrir la puerta del microondas.- exclamó Liam, quejándose.-Estaba concentrado y casi me llevo un paro cardíaco.-

-¿Pero me vas a decir lo que estás escribiendo o no?- renegó el mayor.-Llevas media hora apuntando cosas en ése dichoso folio. Le estás prestando más atención que a mí, y tu amigo soy yo, por si no lo sabías.-

Liam sofocó una risita. Depositó el folio sobre el escritorio y apuntó varias palabras más. Acto seguido se alejó un poco, echando la silla hacia atrás. Ladeó la cabeza y miró el folio cómo si tratara de descifrar un jeroglífico.

-¿Qué, vemos una peli o no vemos una peli?- lo interrumpió Louis saliendo de la cocina con un bol de palomitas en la mano.

-¡Agh!- Liam se levantó de la silla de golpe.-¡Otra vez! Ya van dos sustos hoy.-

Louis dejó el bol con palomitas sobre la mesa del salón de estar y se acercó a su amigo.

-¿Pero qué te pasa? Estás muy pensativo, llevas todo el día cómo en otra dimensión.- bromeó.

-Estoy pensativo, exactamente.- corroboró Liam acercando la silla al escritorio. Se sentó en ella de nuevo y se inclinó sobre el folio de papel, apoyando las manos en la mesa para que Lousi no viera lo que escribía.

-¿Y a qué se debe?- quiso saber Louis.

-Em... Pienso en planes. Planes que podríamos hacer éste verano.- indicó Liam tratando de no dar detalles.

-¿Éso tiene algo que ver con la hoja de papel en la que llevas escribiendo media hora?- preguntó el mayor.

-Sí.- 

-¿Y también tiene que ver con el hecho de que te asustes por tonterías?- bromeó Louis echándose a reír.

-Jajajá, muy gracioso.- ironizó Liam, sin un mínimo atisbo de risa en su voz.-Estoy planeando cosas.-

-¿Qué clase de cosas?- Louis se acercó al escritorio, curioso.

-¡Privadas!- Liam se inclinó hacia adelante en el escritorio, tapando la hoja con ambas manos y con su propio torso.-Cosas privadas. Ya te enterarás en su momento.-

-¿No será una especie de diario sexual, verdad?- Louis hizo una mueca de asco, recordando que Liam perdió la virginidad con Melanie y ella con él tiempo atrás.

-¡No!- Liam golpeó su frente con el escritorio y se quedó así.

El mayor se echó a reír alegremente.

-Li, estaba de broma.- comentó con su fresca sonrisa.-Venga, vamos a buscar alguna película buena.-

-Vale, déjame terminar una cosa.- Liam alzó la cabeza de nuevo, mordisqueó el bolígrafo otra vez y empezó a garabatear más palabras en la hoja.

Louis rodó los ojos y se dirigió hacia el sofá, agarrando el bol, sentándose y lanzando una palomita hacia arriba. La atrapó con la boca al vuelo y masticó a gusto.

~~~

Eran las cuatro y media de la tarde. Niall y Aly estaban en casa del cantante, acababan de ver la película y de comerse una pizza entera, y en aquél momento veían la tele abrazados en el sofá. Niall cogió el mando que tenía a su lado e hizo zapping por todos los canales hasta volver al primer canal en el que estaban.

-Pero deja algo, ¿no?- suspiró Aly, con su cabeza apoyada en el hombro del chico.

-No hay nada que me interese.- se quejó Niall.

-Bueno, en ése caso, ¿y si dormimos un rato?- Aly bostezó sin querer al acabar de decir la última palabra.-Levantarse a las siete de la mañana nunca sienta bien.-

-Coincido contigo.- asintió el irlandés.

Apagó la tele y Niall fue al baño mientras que Aly subía al dormitorio de Niall. Se echó en la cama sin ni siquiera arroparse. Las almohadas y el edredón eran totalmente blancos. La sensación era similar a la de dormir en una nube de tan blanca que era la cama. Hizo la croqueta por toda la cama, aburrida. Al final, se despeinó bastante debido a rodar tanto sobre la cama.
Niall entró varios minutos después. Sonrió al ver a Aly tumbada en la cama. Y se rió al verla despeinada.

-Tienes unos pelos de loca increíbles.- exclamó acercándose a la cama. Se tumbó.

-Ya, he estado rodando por la cama porque me aburría.- admitió la rubia.

-Aún así estás preciosa.- la piropeó el cantante dándole un beso en la frente.

A Aly le entraron ganas de abrazarlo. Y lo hizo, achuchándole mientras que el irlandés se reía a carcajadas. Al finalizar el "estrangulamiento," Aly se tumbó a su lado de nuevo y ambos se miraron a los ojos, sonriendo.

-Por fin... En dos días, verano.- dijo Aly. Pronunció la palabra "verano" con afecto y cariño, cómo si hablara del paraíso más perfecto y deseado por todos.

-Sí... Y luego a la universidad.- Niall se mordió el labio inferior.

-Sí, pero creo que será más sencillo. Es decir, en el instituto hay que estudiar de todo. En la universidad sólo se estudia lo que uno quiere.- explicó Aly.

-Es cierto. La universidad será difícil, pero se estudia sólo lo que uno elige.- asintió Niall acomodándose aún más en la cama. Apoyó su cabeza en la almohada.

-Síp. Mientras que en el insti hay que estudiar todo tipo de historia, todo tipo de biología, practicar todo tipo de deportes, aprender música, arte, química... Así que en realidad lo más complejo es el insti.- se expresó Aly.

-Pero no pensemos ni en el instituto ni en la universidad.- sonrió Niall girando la cabeza a su izquierda para mirar a Aly.-¡Tenemos todo un verano por delante!-

-¡Sí!- gritó Aly satisfecha. Su exclamación sonó cómo una súplica desesperada de libertad. Niall se rió al escucharla.

-¿Tienes ganas de que llegue?- quiso saber.

-Muchísimas. Dime, ¿y tú?-

-No puedo esperar a que llegue el calor definitivo y abran todos los parques acuáticos.- añadió Niall.-Además, están los placeres cómo dormir hasta tarde, zafarse de cualquier horario, divertirse a todas horas... Ya no me estresaré más al compaginar el grupo con el instituto.-

-Sí, podrás dedicar más tiempo al grupo sin tener que hacer deberes.- asintió Aly, alegre.

-Y a ti también.- Niall la besó en los labios con dulzura y ambos rieron, felices.

-Me vuelvo millonaria, terminamos el insti, va a empezar el verano... Todo ésto hay que celebrarlo.- opinó Aly.

-¿Cómo se te ocurre que podríamos celebrarlo?- preguntó Niall arqueando una ceja.

-Bueno...- Aly se mordió el labio y conectó sus ojos azules con los de Niall. Le dió otro beso en los labios y ambos empezaron a respirar más rápido.-Creo que se me ocurre una manera.- añadió, seductora aunque con una pizca de duda.

Niall la miró tan intensamente que ella se sonrojó. Los corazones de ambos empezaron a latir más deprisa. Niall habló suavemente para reconfortarla.

-¿Sí?-

-Ajá.- Aly lo besó de nuevo.

Niall le acarició el rostro para intensificar el beso. Ambos experimentaron, por tercera vez, ése extraño deseo de estar juntos. Juntos de verdad, unidos.

-¿Segura?- preguntó él al separar sus labios.

-Por completo.- asintió Aly, emocionada.-Y... ¿y tú?-

-Por supuesto.- Niall se quitó la camiseta y la dejó en la mesita de noche, debido a que la habitación se calentó de golpe. Se arrimó a Aly y le acarició una mejilla con cuidado.-Te quiero.-

-Y yo a ti.- Aly rodeó la nuca del cantante con sus manos y lo atrajo hacia sí.

Acto seguido, otro beso más apasionado, y un pequeño fuego encendiéndose en el interior de los dos. Un fuego que iba creciendo más y más a medida que pasaban los segundos y a medida que el beso de ellos dos se volvía más intenso.

~~~ 


Zayn y Perrie se besaron por enésima vez mientras paseaban por Central Park. Ambos iban sonriendo, vestidos informalmente, y cogidos de la mano. De vez en cuándo, algunas personas les sacaban fotos con los móviles o les pedían autógrafos. Pero aún así, estaba resultando un paseo tranquilo y romántico.

-Es una buena sensación éso de que, de vez en cuándo, vayas por la calle y ninguna loca te tire de los pelos gritando "¡ZAYN ES MÍO!"- bromeó Perrie con una bonita sonrisa.

-Supongo que lo será. No soporto a las Directionators.- objetó Zayn.-O bien sólo aman a uno de nosotros e ignoran al resto, o bien odian a Niall, o bien quieren asesinar a nuestras novias. Y luego dicen que son verdaderas directioners.-

-Yo también detesto a las Directionators.- suspiró Perrie, acariciándose la coleta en la que se había recogido su melena rubia.-¿Recuerdas cuándo en una ocasión nos tiraron del pelo a mí y a Eleanor? Todavía me duele al recordarlo.- rió pasándose la mano por la cabeza, cómo si el tirón en el pelo se lo acabasen de dar en ése mismo instante.

-Sí, pero, ¿recuerdas también cómo de furiosos nos pusimos Louis y yo?- sonrió Zayn.-Los guardaespaldas se colaron en medio para que no fuéramos a insultar a ésas dos tontas.-

-Sí, ¡parecía que fuerais a abofetearlas!- Perrie se echó a reír.

-Abofetearlas no, pero sí que pensábamos decirle cuatro cosas para hacerlas callar.- Zayn sonrió levemente, denotando en su rostro una mezcla entre enfadado y divertido.-Yo siempre seré tuyo, le pese a quién le pese.-

-Daaah, eres tan dulce...- Perrie le besó de nuevo, mientras que ambos cerraban los ojos. Al separarse del beso, Zayn soltó la mano de Perrie para echarle el brazo sobre el hombro. Perrie, en respuesta, agarró la cintura de Zayn.

-Y dime, ¿qué planes quieres que hagamos para hoy, aparte de éste paseo?- preguntó Zayn admirando a las personas que hablaban sentadas en los bancos y a los niños que jugaban entre el césped de Central Park.

-Mmm... ¿Te apetece algo de cine?- sonrió la rubia.-Hay unas películas buenísimas.-

-¿Ya se ha estrenado Frozen?- quiso saber el cantante.

-¡Qué va! Se estrena en noviembre, aún queda un montón... Éso me pone triste, me muero de ganas de verla.- suspiró Perrie poniendo morritos de tristeza.

-Te pareces a Elsa.- bromeó Zayn.

-¿De verdad?- la chica sonrió.

-Sí, si te ponemos su vestido, el pelo blanco recogido en una trenza, y un maquillaje similar al suyo seríais clavadas, podrías hacer el perfecto cosplay de ella.- añadió Zayn hablando con suficiencia.

-Jade me lo dijo hace un par de semanas, cuándo le enseñé el tráiler de Frozen.- Perrie rió suavemente.-Al parecer pensáis igual respecto a éso de que me parezco a Elsa de Frozen.-

-Es que es cierto.- insistió él con una sonrisa.

-Entonces, ¿qué peli vemos?- inquirió Perrie, reconduciendo la conversación a lo que realmente importaba.

-La verdad es que es mejor que vayamos al cine y decidamos la película desde ahí.- sonrió Perrie mirando a su novio.

-Vale. Pero antes sigamos paseando un rato.- pidió el chico.

Anduvieron por Central Park 15 minutos más y luego se dirigieron al cine más cercano, que era dónde, días atrás, habían reservado una sala entera sólo para ellos y varios amigos más. Ambos sonrieron al recordar a Faline tirándole palomitas a la pantalla mientras abucheaba. Se dirigieron al mostrador para ver las películas con sus horarios. El cine estaba sorprendentemente vacío, sólo había un grupo de amigos comiendo palomitas en unos sillones mientras esperaban a que empezase su película, unos padres con una niña de unos 6 años saliendo de una sala, y unas dos chicas adolescentes que le entregaban un billete de diez dólares a la dependienta del mostrador de comida, pagándole unas palomitas, chuches y refrescos que llevaban en las manos.

-Qué poca gente hay.- murmuró Perrie mirando a Zayn.

-Claro, la mayoría de personas están dentro de las salas viendo las películas.- repuso el moreno con una risita.

Pasaron por delante de las puertas de varias salas para llegar al mostrador de comida y así comprarse unos refrescos antes de ir a mirar el tablón de la cartelera. Al pasar por delante de la puerta de la sala en la que habían estado días atrás, oyeron una voz masculina susurrando "One Direction" con aire siniestro. Ambos intercambiaron una mirada frunciendo el ceño y se acercaron a la esquina para escuchar mejor, sin ser vistos por la persona que hablaba. Sonó otra voz, también masculina:

-Sí, ésta sala la reservaron en una ocasión sólo para ellos.-

-En ése caso puede que vuelvan a reservarla. Nos enteraremos y llevaremos a cabo nuestro plan.- dijo la voz siniestra y susurrante del otro hombre. Hablaban muy bajo, costaba entender lo que decían, pero Zayn y Perrie captaron todo lo que decían, a pesar de que hablaran bajo para no ser oídos.

-Bien, tendremos que estar muy atentos a los movimientos que realizan y saber si reservarán o no de nuevo la sala de cine. Si lo hacen, entonces podremos poner la bomba camuflada entre los asientos, justo el día y la hora que vayan a la sala.- repuso el otro hombre con satisfacción.

Perrie se tapó la boca con ambas manos, presionando fuerte, ya que un gemido aterrado había escapado de sus labios. Zayn puso una mano delante de ella y la miró, llevándose la otra mano a los labios para colocar el dedo índice ante éstos, indicándole a Perrie que guardara silencio.

-Genial.- masculló la otra voz masculina.-Vayámonos.-

Perrie y Zayn se alejaron rápidamente, pensando que los dos hombres podrían ir hacia ellos, pero no sucedió, sino que caminaron en la dirección opuesta a la que ellos habían estado escuchando a escondidas. No habían visto a los dos hombres, pero lo que habían escuchado era suficiente.

-¿Qué demonios...?- susurró Perrie gravemente preocupada y aterrada, mientras salía de detrás de la columna redonda y de color rojo oscuro.

-Seguimos en peligro.- Zayn tragó saliva muy serio, parecía ausente. Su mirada se había tornado vacía de puro terror.

-No puedo creerlo, ¿será X?- añadió Perrie a punto de llorar y llevándose las manos a la boca.

-Seguramente.- informó Zayn.-Recuerda cuándo leí en internet que planeaban matar a Harry o a Niall durante un concierto. Si Aly y Harumi no hubieran visto al intruso en el camerino y avisado a los guardias, probablemente One Direction ya no existiría, pues Harry o Niall estarían muertos, o al menos gravemente heridos.-

-Existe la posibilidad de que no sea un Mr. X, sino un equipo X.- añadió Perrie, exasperada y profundamente preocupada.

-Tienes razón, es imposible que X se entere de todo y planee tantas cosas siendo sólo una persona. Además, acabamos de escuchar hablar a dos hombres. Hay un equipo X en contra de nosotros, One Direction.- objetó Zayn con nerviosismo aunque tratando de mantener la calma.

La rubia se tapó de nuevo la boca con las manos mientras una lágrima caía de su ojo derecho.

-Zayn, ¿qué va a pasar?- preguntó con un tono de voz ansioso y depresivo.

-Perrie, tranquilízate.- Zayn la rodeó con los brazos y le acarició una mejilla limpiándole la lágrima.-Yo también tengo miedo, pero todo va a estar bien, ¿vale? Los chicos y yo estamos muy protegidos. Nada va a pasar.-

Perrie lo abrazó con fuerza, con miedo de perderle. Pero puso fe en las palabras de Zayn, tratando de creerle y, de éste modo, tratando de calmarse.

-Está bien.- dijo con voz temblorosa.-Pero no quiero que te pase nada.-

-No pasará nada.- repitió Zayn, tratando de convencerse de sus propias palabras.

Perrie suspiró mientras cerraba los ojos, aún abrazando con fuerza a su novio.

~~~

Niall abrió los ojos muy despacio, despertando. Vió la melena rubia de Aly a varios centímetros de él, y una parte de la espalda desnuda de la chica, pues estaba arropada hasta la cintura con el edredón blanco. Mientras que él estaba arropado hasta la nariz.

-¿Mm?- preguntó frunciendo el ceño al darse cuenta de la situación.

Se quitó el edredón de la nariz, destapándose hasta los hombros. Parpadeó confundido mientras miraba alrededor. Una de las malas costumbre de Niall era que, al acabar de despertar, tardaba un poco en recordar las últimas situaciones por las que había pasado antes de dormirse. De repente, se puso rojo, pues la situación era más que evidente. Alzó un poco el edredón para mirar bajo éste y se descubrió a sí mismo desnudo. Soltó el edredón y se tapó la boca con ambas manos, sin saber si reír o gritar. Parecía un inocente niño pequeño al que le estuviesen hablando de sexo.

-Ay Dios mío.- soltó. Miró a Aly fugazmente y acto seguido, cogió el edredón de nuevo, lo alzó unos pocos centímetros para mirar por debajo, y divisó el cuerpo desnudo de Aly, que le daba la espalda. Dejó caer el edredón de nuevo, ésta vez con más urgencia que la anterior, y se sonrojó sintiéndose un poco pervertido por haber querido mirar a su novia desnuda mientras dormía. Aunque, pensándolo bien, éso no era extraño comparado con lo que habían hecho pocas horas antes.

Niall siguió sonrojándose mientras poco a poco recordaba los últimos sucesos antes de quedarse dormido. Aly y él desnudos en su cama, abrazándose apasionadamente. En resumen: que habían perdido la virginidad el uno con el otro, vamos.

-¡AY DIOS MÍO!- gritó el rubio de nuevo, ésta vez con fuerza cuándo la vez anterior fue un susurro.

-Ñéee...- se oyó la voz adormilada de Aly.-Cállate, Ni, quiero dormir...-

Pero Aly espabiló de golpe al pasar un repentino recuerdo por su imagen de Niall y ella haciendo cosas de mayores sobre la cama en la cuál estaba acostada. Notó que estaba desnuda, lo cuál hizo que un escalofrío de incomodidad recorriera todo su cuerpo. Se incorporó, tapándose con el edredón blanco hasta los hombros.

-Ay Dios mío.- repitió Aly las palabras que Niall había pronunciado segundos atrás.

-¡Soy un hombre no-virgen!- chilló Niall eufórico, alzando ambos manos, del mismo modo que un niño pequeño se enorgullece de sí mismo al haber marcado su primer gol.

Aly miró por debajo del edredón del mismo modo que Niall lo había hecho. Miró los cuerpos desnudos de ambos. Se sentía un poco dolorida. Descubrió una diminuta mancha de sangre al lado de su propio muslo.

-Síp. Definitivamente lo hemos hecho.- asintió confirmando sus sospechas.-Hay un poco de sangre mía en el colchón. Y todas las mujeres sangran un poco la primera vez.-

-Madre mía.- Niall sonrió.-Me siento distinto.-

-Yo también.- asintió Aly, pensativa.-Pero en buen sentido.-

-Por supuesto.- sonrió Niall al darse cuenta de que ambos estaban hablando de lo que acababan de hacer con total normalidad, cómo si hablaran de los ingredientes de una pizza. Probablemente era porque ambos eran despreocupados y realistas, y no demasiado románticos.

-Emm... ¿Debería decírselo a mis padres?- Aly se mordió el dedo índice de la mano izquierda para contener una risa nerviosa.

-Si algún día te lo preguntan, claro.- Niall se encogió de hombros.-Pero obviamente no puedes llegar a tu casa en plan, ¡HOLA MAMÁ, HOLA PAPÁ! ¡ACABO DE PERDER LA VIRGINIDAD CON NIALL!- se echó a reír ante su propia broma.

Aly le dió una colleja en la nuca.

-Idiota que eres.- masculló levemente molesta.

-Pero me quieres.- Niall parpadeó de manera graciosa.

-Éso ni lo dudes.- Aly le dió un beso en los labios.-¿Sabes una cosa? Eres mejor de lo que pareces. Apenas me dolió.- soltó una risita burlona.

-Mmm...- Niall sonrió alzando la vista y frotándose la barbilla con una mano.-¿Repetimos?- propuso mirando a Aly con una gran sonrisa en su rostro.

-Ché, para el carro, irlandés.- Aly le puso una mano ante el rostro para detener sus intenciones.-Por hoy ya está bien, ha sido nuestra primera vez y no pienso repetirla por hoy. Otro día. Ahora mismo me duele todo.-

Niall dió una palmada con ambas manos y se echó a reír.

-Era broma.- dijo.-Hoy tampoco quiero repetir. Estoy agotado. No voy a ser el típico tío que por perder la virginidad de repente se vuelva un obsesionado al sexo.-

-Más te vale.- dijo Aly medio de broma, medio en serio.

-Creo que deberíamos vestirnos y merendar algo, me muero de hambre.- repuso Niall al tiempo que le rugían las tripas.

-Síp. Ésto...- agarró un cojín y se lo tendió a Niall.-Tápate con ésto y ve al baño a vestirte.-

-¿Estás de coña?- Niall sostuvo el cojín entre sus manos.-Nos hemos acostado hace un par de horas. Hemos intercambiado fluidos. Hemos "intimado."- marcó comillas en el aire con los dedos.-¿Y quieres que me tape?-

-Sí.- Aly asintió muy convencida.-Creo que no necesitamos vernos desnudos si no es para... Ya sabes. Al menos no de momento.-

Niall rodó los ojos, sonriendo resignado, y se destapó completamente colocándose el cojín sobre su parte noble. Recogió su ropa esparcida por el suelo, alrededor de la cama, con su mano libre. Entró en el baño mientras Aly le miraba el culo, partiéndose de risa. El irlandés cerró la puerta del baño una vez que hubo entrado y resopló mientras fruncía el ceño, ligeramente molesto.

-¡No tiene gracia!- gritó desde dentro, ya que había oído las intensas risas de su novia.

-¿Tu culo? Sí que la tiene.- Aly se echó a reír otra vez.

~~~

Por fin. Era martes 25 de junio. Hacía cuatro días que había empezado el verano. Y hacía también séis días desde que Niall y Aly habían dejado de ser vírgenes. Pero lo más importante aún: aquél día se acababa el instituto. Y para algunos, acababa para siempre. Terminaban sus estudios secundarios y disponían de todo un verano por delante. La temperatura era bastante alta, tanto cómo pare derretir un helado en un par de minutos, y eran exactamente las 11 de la mañana, ni más ni menos.
Varios jóvenes estudiantes de entre 18 y 23 años se quitaban la ropa desenfrenadamente mientras corrían hacia el mar. Las olas eran suaves y el agua estaba limpia. Habían pasado bastante tiempo en coche, pues Nueva York carecía de playas, y las que había estaban alejadas de la ciudad. Pero ahí estaba el agua, salada y pura, un premio valioso y refrescante que prometía empaparlos a todos con un excelente baño de libertad, humedad y euforia.

-¡Wooooooo!- gritaban mientras pisaban la arena mojada y segundos después, el agua. Fría y espumosa, resultaba un alivio para aquél calor infernal que se notaba en el aire, formando suaves brisas veraniegas.

Junto a más personas y familia que había en el mar, empezaron a retozar, compenetrándose con las olas en una extraña danza para celebrar que el verano había empezado, y prometía ser largo y lleno de buenas experiencias. El verano era simplemente mágico.

No obstante, no todos los jóvenes alumnos disfrutaban al mismo tiempo de la belleza ondeante de las olas del mar ni de la fría agua que aliviaba el achicharrante calor. En Blue Moon High, todavía estaban los alumnos recogiendo sus notas y despidiéndose los unos de los otros.

-No me ha quedado ninguna suspendida.- suspiró Harumi de puro alivio mientras se apretaba el boletín de notas contra el pecho, cómo queriendo introducirlo en su corazón.-Me ha costado muchísimo, pero lo he conseguido, ¡estaba convencida de que suspendería mates! O bien educación física.-

-Es genial, ¡allá vamos, Yale!- gritó Aly con toda la felicidad del mundo.-Tú has obtenido una parte de la beca a la cuál podrás sumarle tus ahorros para entrar conmigo.-

-Todavía no puedo esperar que en septiembre nos espere Yale.- Harumi se puso a hiperventilar.-¡Vamos a tocar Yale, oler Yale, vivir en Yale!-

-¿Vivir en Yale?- Aly la miró inquisitivamente, frunciendo el ceño.

-¿Qué pasa? ¿No quieres vivir en Yale?- se desilusionó Harumi.

-Preferiría que no.- Aly negó con la cabeza.-Podríamos comprarnos un apartamento cerca de la universidad en algún edificio e ir cada día, sin tener que vivir allí entre estudiantes borrachos.-

-En Yale no hay borrachos.- objetó Harumi ligeramente molesta.-Por algo es una universidad de calidad y con buen prestigio.-

-En todos lados hay borrachos.- corrigió Aly.

-Bueno, da igual, ¿sabes qué es lo que más me emociona de Yale? ¡¡CONOCER A HANDSOME DAN!!- Harumi soltó un gritito y se puso a dar palmadas.

Aly parpadeó, alzando una ceja.

-¿Al perro?-

-¡Sí, al perro!- Harumi sonrió ampliamente, entusiasmada.-¡Es monísimo! ¿Crees que lo tendrán paseando por la universidad?-

Aly reprimió una risita.

-Lo dudo mucho.- admitió.

-¿Por qué?-

-Creo que sólo lo sacan para los partidos y las sesiones fotográficas.-

-Pero obviamente no lo tendrán siempre encerrado, ¿verdad?- inquirió la japonesa.

-Harumi, la última de mis preocupaciones es dónde y cómo cuidan a Handsome Dan, así que pregúntaselo a alguien que haya estudiado en Yale.- repuso Aly.

-No conozco a nadie que haya estudiado en Yale.- Harumi arrugó la nariz.

-En ése caso espera a que empecemos la universidad para descubrirlo.- repuso Aly caminando por el pasillo principal del instituto junto a su amiga.

Pocos minutos después estaban en el exterior del instituto, esperando a que salieran todos sus amigos. Había una pequeña fiesta después de las clases, pero ellos preferían salir del insti de una vez por todas. Por mucho que aquél instituto hubiese cambiado sus vidas, ¡no veían la hora de zambullirse en una piscina azul y llena de agua fresca!

En el exterior del instituto, por las calles, había gente bailando con sus notas en la mano, jugando con pelotas de fútbol o baloncesto, y, sobretodo, muchas personas abrazándose entre ellas para despedirse.
Los chicos de One Direction salieron felices. Zayn era el único que no parecía demasiado alegre, y era por lo que había escuchado en el cine pocos días atrás, junto a Perrie. De momento no había querido decírselo a nadie para no preocupar, pero se estaba muriendo de la ansiedad, aunque trataba de ocultarlo.

-¿Y bien?- sonrió Aly acercándose a sus amigos.-¿Planes para vivir un verano a tope de aventuras?-

-Mmm...- Liam se rascó la barbilla.-Veréis, hace unos días estaba en casa de Louis escribiendo planes para éste verano en un papelito.-

-Me acuerdo.- Louis alzó una mano con entusiasmo.

Liam rió y se la bajó con sumo cuidado.

-He pensado que, cómo son meses de total libertad y buen tiempo, podríamos organizar un viaje.- expresó el cantante.

-¡Oh, un viaje!- Harumi hizo palmaditas por octava vez en aquél día.-¿Adónde?-

-A París.- los ojos de Liam brillaron de felicidad.

-¡A París!- exclamó Aly.-¡Nunca he estado!-

-Yo sí, pero era muy pequeña.- dijo Harumi.-¡Me encantaría ir!-

-Desde hace tiempo he querido organizar éste viaje a París.- explicó Liam con serenidad y entusiasmo.-Para ver a Melanie, y estar con ella más tiempo, ya que la echo muchísimo de menos y supongo que ella a mí también.-

-Lo suponía.- sonrió Niall.-A ti no te importa París, te importa ver a Melanie.-

-¡Yo me apunto! Lo hablaré con Eleanor.- exclamó Louis alegremente.

-Y yo con Perrie.- habló Zayn.

-¡Obviamente yo también voy!- gritó Harumi.-No recuerdo casi nada de París, pero sí que era cómo un paraíso de glamour y elegancia.-

-Cuánto daño le ha hecho Gossip Girl.- susurró Aly en el oído de Niall, refiriéndose a Harumi. El irlandés soltó una risita.

-En ése cason, ¿nos vamos a París porque sí?- inquirió Harry.

-¡Es que suena genial!- gritó Niall.

-Me parece una gran idea.- Zayn sonrió educadamente.

-Éso sí, el viaje no sería demasiado pronto. Tendremos que planearlo todo y, antes que nada, confirmar cuántas personas vendrán. Mientras preparamos el viaje podremos disfrutar del verano aquí, con nuestras familias y amigos.- comentó Liam con tranquilidad, aunque sin borrar la sonrisa de su rostro.

-Da igual cuándo sea, ¡estaré encantada de ir a París de nuevo!- Harumi dió saltitos, feliz.-Fui a los 5 años y no recuerdo prácticamente nada, ¡pero será una pasada!-

-A París entonces.- sonrió Aly.-Cómo buen grupo de amigos.-

-Igual en el último momento se acopla más gente.- reflexionó Zayn rascándose la barbilla.

-Ah, éso me recuerda a lo más importante: que cada uno pague su pasaje de avión.- explicó Liam.-No sabemos cuántos seremos al final y un gran número puede ser un inconveniente económico. Así que si al final somos más de los esperados, que cada uno pague su billete de avión, tanto de ida cómo de vuelta.-

-Éso está hecho.- asintió Harry con la cabeza.

-Ya veréis, lo pasaremos genial.- sonrió Liam satisfecho.

-Cómo sonríes, se nota que no puedes esperar para ver a Melanie de nuevo.- comentó Zayn cruzándose de brazos y con una pícara y pequeña sonrisa.

-Es cierto.- asintió Liam.

-¿Alguien sabe cómo se dibuja la Torre Eiffel?- quiso saber Aly con tono curioso.

-¿Qué tiene que ver éso ahora?- Niall se echó a reír.

-No sé, por llevarnos un recuerdo de París cuándo volvamos.- repuso la rubia cruzando los brazos y encogiéndose de hombros.

-Todavía no hemos ido y ya está pensando en volver...- Harumi rodó los ojos.

-Ella es así.- Niall le revolvió el pelo a Aly le dió un beso en la frente.-Pero la quiero por éso.-

Aly sonrió sonrojándose levemente. Aún nadie sabía que Niall y ella se habían acostado por primera vez pocos días atrás. La voz de Harumi interrumpió sus pensamientos.

-Pues aunque me encante París, creo que coincido con Liam en que me importa más ver a Melanie.- explicó.

Liam sonrió y chocó su mano con la de Harumi.

-Así se habla.- comentó Liam.

-Por supuesto.- asintió Harumi satisfecha.

-Por cierto, ¿Melanie sabe que planeas ir de viaje a París con todos nosotros?- preguntó de repente Zayn mirando a Liam.

-No.- éste negó con la cabeza.-Quiero que sea una sorpresa, seguro que se alegra.-

-Bien pensado.- sonrió Aly.-A Melanie le encanta que sus amigos le den sorpresas inesperadas, ¡y una visita a París sin que tenga ni idea será la caña!-

-En efecto.- asintió Liam, viendo que su amiga había pillado el concepto.

-Y ahora decidme.- intervino Louis.-¿Vamos a por unos helados? Me estoy asando.-

-¡Claro!- exclamó Niall.-¡A POR HELADOOO!-

Echó a correr por la calle, mientras todos los demás lo seguían caminando a paso lento, mirándose entre ellos y soltando risas ante la divertida situación que acababa de tener lugar con Niall. Les esperaba un verano lleno de emociones y experiencias inesperadas, tanto buenas cómo malas.

¿O quizá más malas que buenas? No lo sabían. Fuera lo que fuera, estaban preparados para cualquier cosa, o éso creían ellos. El cercano futuro tenía reservado un par de duros golpes. Pero aún faltaba un poco para éso. De momento, podían disfrutar de su felicidad y de su recién estrenado verano, finalizando el instituto para siempre y esperando más acontecimientos.

~~~

Muy lejos de allí, la policía acababa de capturar a Holly y sus secuaces. En aquél momento estaban interrogando a la joven. En la comisaría de policías, un hombre y una mujer vestidos de uniforme oficial le hacían preguntas a Holly. Confesó sin titubear todo lo que había hecho, pero también confesó un dato importante al recibir una pregunta de parte de los policías. Éstos le preguntaron sobre el incendio, el micrófono del director de Blue Moon High y los mensajes anónimos a las chicas.

-No tengo nada que ver con Mr. X.- respondió.-No le pegué fuego al instituto, ni tampoco cambié el micrófono del director del instituto, ni hice nada desde que mandé secuestrar a Niall y Harry.-

-¿Estás mintiendo, jovencita?- preguntó la mujer, amenazante. Su compañero la detuvo con la mano.

-No, señora agente.- Holly la fulminó con la mirada.-He confesado todo. Y yo no incendié Blue Moon High ni he realizado más movimientos con mi secuaz. No he tenido nada que ver con éso.-

-Bien.- repuso el agente.-Has confesado todo, así que si dices que no has hecho nada de éso, te creemos. Ninguna persona inteligente confesaría sólo la mitad de sus crímenes sabiendo que el resto se podría descubrir.-

-Me algro de que me crea.- suspiró Holly.

Lo que decía era verdad. Ella no había tenido nada que ver con todo éso. Lo último malo que había hecho, en efecto, había sido el bastante lejano secuestro de Harry y Niall. Holly no tenía nada que ver con el equipo X. Ninguno de los enemigos de One Direction y Aly tenía nada que ver con el equipo X. Eran un equipo que trabajaban independientemente. Pues ellos eran mucho, mucho peores que Holly, Corinder y las directionators locas juntas.