sábado, 8 de junio de 2013

75- Noticias sorprendentes

El silencio en la caravana sólo era interrumpido por los monótonos y desolados sollozos de Valery, la cuál seguía arrodillada en el suelo, desconsolada. Los demás se miraban entre ellos de reojo.

-Valery, ¿qué te pasa?- preguntó Aly con tanta suavidad y amabilidad que hasta ella misma se sorprendió, sobretodo teniendo en cuenta que le hablaba a una chica con la que siempre se había llevado mal. Pero los sollozos de Valery eran tan desconsolados que daban auténtica pena al ser oídos.

Valery se llevó una mano a la cara y se secó las lágrimas. Aly, despacio, caminó hacia la chica y se agachó un poco, queriendo estar a la misma altura que ella para verle la cara.

-¿Es por algo que hemos dicho?- preguntó Louis de repente.

En ése momento recordó que Valery rompió a llorar después de que Niall hablara.

-¿Es por algo que ha dicho Niall?- rectificó el cantante mayor. El rubio lo miró alzando una ceja.

Valery asintió con la cabeza, sin dejar de llorar. Aly la agarró por los hombros con suavidad y la ayudó a levantarse.

-¿Qué pasa? ¿Qué he dicho?- preguntó Niall encogiéndose de hombros, acostumbrado a que mucha gente soliera echarle las culpas de cosas que no había hecho o de tonterías.

-El nombre...- hiperventiló Valery entre lágrimas.-...El nombre de vuestro doctor...-

-¿Andrew?- repitió Niall entrecerrando un ojo y abriendo mucho el otro.

Valery asintió rápidamente mientras se llevaba una mano a la boca. Aly seguía sujetándola con cuidado.

-¿Qué pasa con él? ¿Lo conoces?- trató de ayudarla Niall, ya que la pobre chica estaba tan afligida que parecía incapaz de hablar.

-Dudo que lo conozca.- inquirió Zayn.-Ya sabéis que sólo atiende a varios famosos.-

-No... No es por vuestro doctor. Es por su nombre.- sollozó Valery.

-¿Qué ocurre con su nombre?- preguntó Liam, al tiempo que intercambiaba una corta mirada preocupada con Melanie.

-Me trae... Malos recuerdos.- susurró Valery mientras temblaba.

-Tranquila.- dijo Aly dejando de sujetarla y dándole un par de suaves golpes en la espalda.-

-A lo mejor lo que necesita es que la hagamos reír.- comentó Harry. Agarró otra linterna, la encendió y se la puso bajo el mentón apuntándose la barbilla, con lo que sus fosas nasales y ojos brillaron con la luz amarilla. Sacó la lengua y empezó a poner los ojos bizcos y a hacer el tonto.

Harumi soltó una risita y se tapó el rostro con las manos para ocultarlo, Louis se mordió el labio procurando no reírse y Zayn dió una palmada mientras, con la boca abierta y los ojos casi cerrados, emitía una risa muda.

-¿Qué quieres decir con éso de que te trae malos recuerdos?- preguntó Aly.

Valery no sabía si contarles a aquellas personas su dolorosa marca del pasado. Estaba nerviosa. ¿Qué podía hacer?
Nunca había sido Directioner ni amiga de Aly, Harumi y Celine. Melanie y Faline eran las únicas dos personas a las que no conocía mucho, y por lo tanto, sobre las que no podía opinar. Se tomó unos segundos para pensar si responder o no a la pregunta que Aly acababa de hacerle. Sin dejar de llorar, se secó las lágrimas por enésima vez, sintiendo un dolor intenso por todo el cuerpo. Andrew nunca desaparecería de su mente, y pensaba en él cada día... El pequeño Andrew... ¡Cómo le dolía pensar en ése tema! Con ojos llenos de lágrimas miró uno por uno a todos los presentes. Sorbió por la nariz y finalmente decidió que tenía que desahogarse, contar su historia una vez más, ya que sólo se la había contado una vez y a una persona: Brianna. Con fuerza, Valery cogió una bocanada de aire e intentó que su respiración volviese a la normalidad.

-Quiero decir...- empezó a hablar, mirando a Aly, ya que ella le había formulado la pregunta.-De que ése nombre es el mismo que tenía una persona de mi pasado. Un persona... Especial... Un bebé.-

Se sujetó la mandíbula para no llorar. Aly entrecerró los ojos, intentando comprender.

-¿Por éso ésta mañana estabas tan rara viendo a mi hermana pequeña?- quiso saber.

Valery asintió.

-Tu hermanita bebé... Se parece tanto a Andrew...- Valery se echó a llorar de nuevo.

-¿Pero quién es Andrew?- inquirió Harry, aún dolorido por la bofetada de Brianna.

-Os lo diré.- respondió Valery.-Pero prometedme que no se lo diréis a nadie... Es algo terrible...-

Todos miraron a Valery: algunos se trazaron en el aire una cruz sobre el pecho, señal de juramento, otros asintieron una sola vez con la cabeza y otros lo juraron en voz alta. Valery suspiró.

-Veréis...- Valery, aún llorando, empezó a recordar un día concreto de su pasado:

Una Valery de 13 años, guapa, rubia y con ojos azules (justo cómo cuándo creciese), paseaba por la casa en la que vivía con sus padres. Iba muy nerviosa, pero sonreía, sonreía cómo si nunca hubiese sonreído antes. Estaba muy feliz. Aquél día era muy especial para ella. Estaba sola en casa con su tía Lizbeth. La mujer, hermana mayor del padre de Valery, leía una revista de moda sentada en una butaca, ajustándose las gafas. No vivía con la familia, pero aquél día había ido a cuidar a su sobrina. Valery fue dando saltos por el salón y se acomodó en el sillón de al lado.

-¡Qué ganas tengo, tía Lizbeth!- exclamó alegre, balanceando las piernas. Era bastante bajita para su edad.

-Sí. ¡Estoy muy emocionada yo también!- dijo Lizbeth bajando un poco la revista para ver a su sobrina.

-Cómo me cosquillea la tripa, y la garganta, y las manos, y ¡todo! ¡Estoy muy ilusionada!- chilló la eufórica Valery poniéndose de pie en el sofá y dando saltos.

-¡Valery Peters! ¡Deja de saltar en el sofá ahora mismo!- gritó su tía bajándose un poco las gafas para dar más énfasis a su mirada.

-Lo siento, tata... ¡Pero estoy tan emocionada! ¡No puedo creer que el día haya llegado! ¡Qué feliz me siento! Después de tantos meses esperando...- la joven se sentó de nuevo en la butaca.

-Lo sé, yo también tengo ganas, pero cálmate.- Lizbeth dirigió su mirada de nuevo hacia la revista.

-¿Cuándo llegarán?- preguntó Valery de nuevo balanceando las piernas.

-No se sabe.- replicó su tía con impaciencia.

Valery suspiró y se levantó de la butaca. Subió corriendo las escaleras y entró en un cuarto. Al encender la luz, divisó las preciosas paredes pintadas de azul claro. Por las esquinas había varios juguetes y peluches. En el suelo, varias alfombras suaves y de color azul con dibujos amarillos. A la derecha nada más entrar había un cambiador de pañales. A la izquierda, una bonita y suave cuna azulada. Valery sonrió y se acercó a la cuna. Acarició uno de los bordes con delicadeza, mientras miraba con ternura el osito de peluche que reposaba en el interior de ésta. Pronto ésa cuna estaría habitada. 

-¡Valery, baja, que te haré la merienda!- oyó al voz de su tía Lizbeth desde el cuarto de abajo.

La joven salió del dormitorio y bajó las escaleras corriendo. Vió a su tía entrar en la cocina y se sentó en el sofá, poniéndose la tele para ver dibujos. Diez minutos después, su tía salió de la cocina con un sándwich de Nutella y Valery se lo llevó a la boca con avaricia, cuándo se abrió la puerta.

-¡Ya han llegado!- gritó Lizbeth, eufórica.

Valery se olvidó por completo del delicioso sándwich de Nutella, lo dejo en el plato y se levantó del sofá. Por la puerta entraron sus padres, parecían cansados, sobretodo su madre. La cuál llevaba en brazos un pequeñísimo bebé. Tenía casi dos días de vida y su madre lo llevaba envuelto en una manta blanca y mullida. Dormía tranquilo y sereno, agitando las manos inconscientemente. Lástima que no supiese lo que le esperaba. 

-¡Mamá! ¡Papá!- chilló Valery precipitándose hacia sus padres.

-¡Qué hermoso es!- gritó Lizbeth, que era la típica histérica, señalando al bebé.

-Gracias, hermana.- dijo el padre de Valery.-Sí que lo es.-

La madre de Valery acercó al bebé a su hija.

-Mira, Valery. Tu hermanito.- explicó con dulzura.

Valery sonrió ampliamente al ver al recién nacido. Su hermano había nacido el día anterior, pero no había podido ir al hospital a verlo por motivos de estudio. Pero aquél día era sábado y sus padres regresaban a casa trayendo otro miembro a la familia. Con delicadeza, la niña acarició una de las mejillas del bebé. Éste tenía la piel algo arrugada, pero a la vez suave y delicada.

-Mi primer hermano...- susurró en un sollozo de alegría la joven Valery. Abrazó con fuerza a sus padres y luego cubrió de besos la frente del bebé. Lizbeth se acercó para abrazar a la esposa de su hermano. Cogió al bebé en brazos y luego se lo devolvió a la madre de Valery.

Aquél momento de felicidad familiar era impecable. Lágrimas y risas por parte de los padres, la primogénita y la tía.

-¿Qué te parece el nombre de Andrew?- preguntó la madre de Valery mirando a su hija, aunque el bebé ya tenía el nombre puesto, pero quería conocer la opinión de su primogénita.

-Perfecto.- mientras Valery hablaba, su madre se inclinó levemente y dejó al bebé en brazos de su hija.

Valery, al principio con miedo, cogió al bebé con manos temblorosas, pero luego colocó mejor sus brazos y se quedó mirándolo con alegría y felicidad. Aquél momento estaba siendo precioso.

-Andrew era mi hermano.- explicó Valery volviendo a la realidad.

Todos escuchaban atentamente.

-¿Era?- preguntó Louis, con cierto punto débil en la voz.

Los ojos de Valery se humedecieron de nuevo y se pasó las manos por ellos.

-¿Tu tía vivía con vosotros?- preguntó Harry curioso.

Todos lo fulminaron con la mirada.

-No, pero aquél día vino a cuidarme mientras mis padres volvían del hospital.- explicó Valery.-Y Andrew... Era tan pequeño y bonito... No sabía lo que le esperaba.-

-Y... ¿qué pasó?- preguntó Harumi con suavidad.

Valery cerró los ojos. Cuándo los abrió, varias lágrimas cayeron.

-Fue un accidente.- dijo mientras recordó el día que marcó su vida para siempre...

-Venga, Andrew, tenemos que ir al parque del otro lado de la carretera, papá está ahí esperando.- dijo Valery empujando con cuidado el carrito de bebé afuera de la casa. 

Andrew ya tenía cinco meses, y Valery ya había cumplido 14. El pequeño estaba fuerte y era muy alegre y juguetón, aunque aún no sabía ni andar, obviamente. Valery lo llevaba con una mano mientras que con la otra empujaba el carrito. Lo sacó de la casa y cerró la puerta tras de sí. 


-Será mejor que no le hagamos esperar.- comentó en tono simpático alisando con cuidado el pijama blanco de su pequeño hermano. Le dió un toquecito en la nariz y lo puso en el carrito de bebé, colocando la tela de arriba pata que no le diera el sol a su hermano.

-Verás que ardillas más bonitas hay por Central Park.- sonrió, sin saber que ésas serían las últimas palabras que le diría a su hermano, y que él jamás vería a las ardillas de Central Park...

Empezó a caminar, empujando con ambas manos el cochecito de bebé en el que reposaba su hermano. Eran las nueve de la mañana. Valery le sonreía a su hermano pequeño y éste sonreía en respuesta, mientras agitaba las manos. Ella estaba tan contenta... Su primer y único hermano. Y nunca iba a dejar de quererlo. Pero...
Un coche se subió a la acera velozmente justo antes de que la hermosa joven cruzase por completo, ella seguía en la acera pero el carrito de bebé ya lo había bajado por el borde de la carretera para cruzar. Valery chilló al observar cómo el vehículo hacía que, inevitablemente, soltara sus manos del carrito, el cuál fue empujado por el coche. Éste, de movimientos torpes pero rápidos, pasó por encima de el carrito, el cuál había caído a la carretera tras ser empujado. Valery miró al conductor a través de la ventana y pudo apreciar su cara de borracho o drogadicto. El coche se alejó, dejando sangre por todas partes. Valery sintió que sus tripas se retorcían al tiempo que su corazón le golpeaba con fuerza las costillas. Gritó de nuevo:

-¡¡¡ANDREEEEEEEEW!!!- casi dejándose la garganta, mientras sus lágrimas se acumulaban en sus ojos. 

Corriendo, se acercó a la mitad de la carretera, dónde se encontraba lo más valioso para ella. El carrito estaba ensangrentado y tumbado de costado. Valery se arrodilló, temblando violentamente ante aquella espantosa imagen. No tenía el valor suficiente para quitar la tela y ver a su pequeño hermano dentro. La sangre se expandía manchando el blanco interior del carrito y formando un charco en la carretera. Valery apartó un poco la tela y distinguió parte del brazo de Andrew, sobretodo una pequeña mano herida y con los dedos torcidos y ensangrentados. Valery se llevó las manos a la boca y chilló cómo si hubiera visto un monstruo. Varias personas se acercaban y una mujer llamó a la policía y a una ambulancia, aunque ésta última no iba a servir de mucho...
Valery sentía que se le caía el mundo encima, con sólo 14 años había visto cómo su hermano de cinco meses, metido en su carrito de bebé, era arrasado por un coche. Estaba arrodillada en el suelo y apoyó sus manos en la carretera, manchándoselas de sangre, mientras su bonito rostro se tercía en desconsoladas muecas de dolor. En aquél momento se quería morir y el dolor psicológico la paralizaba, rezando desesperadamente porque su hermano se salvara.
Le bombeaba la sangre en la cabeza, así que no podía oír las sirenas de los vehículos oficiales que se acercaban. Alzó la vista y vió cómo llegaba una ambulancia y dos coches de policía. Se alzó a toda prisa mientras los médicos y policías salían de sus vehículos y rodeaban el carrito. Se apartó el pelo rubio de la cara con las manos, provocando que éste quedara levemente rojo, cómo si en su melena rubia hubiese ahora mechas rojas, de color sangre. La sangre de un bebé de cinco meses. Ella no podía ver el carrito, dado que estaba rodeado de oficiales. Temblando y llorando cómo si su vida dependiera de ello, se acercó y gritó.

-¡¡SOY SU HERMANA!! ¡¡SOY SU HERMANA!!- chilló con todo el aire que tenía en los pulmones.

Una doctora alta y de pelo castaño recogido en una coleta la abrazó y le acarició la melena tratando de tranquilizarla, pero Valery no dejaba de temblar ni apartaba sus llorosos ojos del carrito ensangrentado. Por el arco que daba entrada a Central Park, vió que salían varias personas para ver qué ocurría, entre ellas su padre. Valery no podía aguantar más aquello y se desmayó en el acto.

Cuándo abrió los ojos, estaba en una habitación totalmente blanca. Reconoció aparatos de salud alrededor suya. ¡Estaba en el hospital! Sólo tenía una pulsera de pulso. Desconcertada, se preguntó qué hacía allí, pero empezó a recordar: no era porque tuviera heridas físicas ni enfermedades, era porque se había desmayado al... Al...

-¡Andrew!- gritó quitándose la pulsera conectada al aparato de su muñeca derecha y levantándose de la cama. Llevaba la misma ropa que aquella mañana. Salió del cuarto, desesperada, mientras sus ojos empezaban a soltar lágrimas de nuevo. Fue a la sala de espera más cercana y vió a sus padres sentados juntos en un par de sillas. Ambos desolados y con leves marcas rojizas que iban desde sus ojos hacia sus barbillas: esas marcas eran de miles de lágrimas que habían llorado. La miraron y segundos después Valery notó que no la miraban a ella, sino que miraban tras ella. Valery, inmóvil, sin apenas poder respirar, se giró lentamente. Sus padres se levantaron y pasaron de largo de ella, saliendo de allí, ya que habían visto algo en los pasillos. Valery los siguió rápidamente. 

-Andrew.- repitió, ésta vez más bajo, cómo si, para sí misma, estuviese llamando a su hermano para que fuera con ella.

Dos médicos transportaron una camilla de ruedas para pacientes. En ella había algo completamente cubierto por una sábana blanca. Era algo pequeño. A través de la sábana que lo cubría, se distinguía en relieve la silueta de un cuerpo. Un cuerpo pequeño. Muy pequeño. Cómo el de... un bebé.

-No...- susurró Valery, casi tan bajito que ni ella misma se oyó, mientras observaba cómo aquella camilla pasaba delante de ella, y no apartaba la vista del pequeño bulto inmóvil que se formaba bajo la manta blanca.

Sus padres fueron tras la camilla para ver adónde llevaban a su hijo, ya muerto. Completamente. No había duda. Si un cuerpo era totalmente cubierto por una sábana blanca, significaba que aquella persona estaba muerta. Andrew había fallecido. A los cinco meses.
Al ver la camilla y a sus padres alejarse, Valery sintió que le flaqueaban las piernas y cayó de rodillas allí, en mitad de un pasillo de hospital. Estaba tan perpleja, triste y furiosa que no podía mover ni un músculo de la cara, ni siquiera parpadear. Sentía que su corazón iba a dejar de latir de un momento a otro. Pero a diferencia del corazón de Andrew, el de Valery siguió latiendo. Cerró los ojos...

Valery abrió los ojos. Sus ojos miraron a todos los rostros desolados que había a su alrededor. Celine tenía las manos echadas sobre la boca y lloraba en silencio. Faline se había sentado en una polvorienta caja y estaba cabizbaja, sosteniéndose al frente con una mano. Melanie lloraba en el pecho de Liam, el cuál lloraba mientras miraba a Valery con un nuevo respeto, pero con pena a la vez. Louis, Zayn y Harry estaban boquiabiertos y con lo ojos llorosos. Aly seguía a su lado sin moverse, pero lágrimas surcaban sus mejillas. Harumi ocultaba su rostro tras la espalda de Niall, pero los hombros de la japonesa se contraían debido al llanto. Y Niall lloraba del mismo modo que Liam y Aly lo hacían: sin moverse, pero con cascadas fluyendo desde sus ojos.

-Ésta es la historia de Andrew.- repuso Valery con renovada calma, se había desahogado mucho.

-Madre mía.- se oyó la voz de Zayn. Acto seguido éste se frotó los ojos marrones para no llorar.

-Un carrito de bebé en mitad de la carretera, ensangrentado... No puedo imaginármelo.- dijo Liam con un hilo de voz, secándose las mejillas empapadas.

Valery se echó a llorar de nuevo y corrió hacia la salida de la caravana. En ése momento chocó con Brianna, la cuál se disponía a entrar. Brianna se levantó del suelo (ambas habían caído de culo) y levantó a Valery, justo antes de agarrarla de la muñeca y llevársela rápidamente.

-¿Adónde vamos?- preguntó Valery con voz llorosa.

-Te dejo dormir en mi casa.- preguntó Brianna, la cuál aún seguía algo sonrojada.-¿Por qué lloras?-

Valery no contestó y se limitó a bajar la cabeza.

-No les habrás contado lo de Andrew, ¿verdad?- preguntó Brianna abriendo mucho sus ojos verdes.

-Lo he hecho.- se limitó a decir Valery.

Brianna suspiró.

-¿Sabes adónde vamos?- preguntó Valery.

-Por supuesto. Memoricé el camino.- dijo Brianna.

Ambas desaparecieron entre los árboles.
Mientras, dentro de la caravana, nadie había dicho una sola palabra.
Y cómo no, fue Aly la que rompió el silencio.

-Ehm, ésta noche ha sido un poquitín intensa.- comentó mientras se secaba las lágrimas. La voz no le temblaba; lograba controlarla aunque hubiese llorado.

-Sí.- Harry dió una palmada.-Justo. Poquitín. Ésa es la palabra exacta.-

-Madre mía, no puedo dejar de mirarte la mejilla inflada.- dijo Zayn en tono neutro mientras se mordía el labio inferior.

La marca de la mano de Brianna seguía en la mejilla del cantante de rizos castaños.

-Zayn, sabemos que ninguno de nosotros piensa en éso.- lo cortó Melanie secamente.

Zayn se puso muy serio de repente y bajó la cabeza, sabiendo que Melanie tenía razón. Todos pensaban en otra cosa...

-El relato de Valery es el más desgarrador que he escuchado en toda mi vida.- comentó Faline, que hasta aquél momento había permanecido en la misma pose que cuándo Valery terminó de hablar. Levantó la cabeza y bajó la mano con la que se había sostenido la frente.

-Y... yo pienso lo mismo.- añadió Celine relamiéndose los labios, con un gesto desconsolado en su rostro. Se secó las lágrimas, muy mojadas.

Hubo un larguísimo momento de silencio absoluto.

-Ésto... Creo que es hora de que nos vayamos.- propuso Louis.

~~~


Niall entró en su casa y se quitó la chaqueta mientras avanzaba por la entrada. Acto seguido llegó al salón y se quedó paralizado. Había mucho caos: muebles tirados, objetos esparcidos por el suelo, un desorden brutal en el normalmente ordenado salón de estar.

-¡Mamá!- exclamó Niall, alzando las cejas y con los ojos muy abiertos.-¿Greg ha vuelto a hacer la limpieza de primavera?-

El cantante rubio avanzó lentamente entre los objetos que había por el suelo, desconcertado ante aquél desorden. Desde la cocina le llegó una voz temblorosa:

-N...No...-

-¿Entonces?- preguntó Niall, que había reconocido la voz de su madre.

Algo asustado, fue a la cocina. Allí vió a Maura cogiendo aliento y a Greg sentado en una silla. Ambos estaban en pijama.

-¿Qué ha pasado?- preguntó el joven mirando alternativamente a su madre y hermano.

-Han saboteado la casa mientras dormíamos.- dijo Maura.

Niall ahogó una pequeña exclamación.

-¿Qué?-

-¡Sí!- asintió Maura.-Oímos ruidos de un cristal rompiéndose y... bueno...-

-¿Quiénes eran los ladrones?- preguntó Niall.

-Oh, no sé, quise pedirles el número de teléfono pero ellos estaban muy ocupados buscando cosas de valor.- ironizó Greg enfadado.

-¡¿Os hicieron daño?! ¡¿Llamasteis a la policía?!- exclamó el rubio muy preocupado.

-La verdad es que...- empezó Greg.

-...Supimos defendernos sólos.- acabó Maura la frase que había empezado su primer hijo. Acto seguido la mujer se agarró la barbilla y cerró un ojo mientras se mordía el labio, recordando lo ocurrido hace unas horas:

Maura y Greg estaban inmóviles ante los dos individuos vestidos de negro y con pasamontañas que los observaban amenazadoramente. Parecían un hombre y una mujer. Él llevaba un cuchillo, ella un saco.

-Greg, pásame la barra.- exclamó Maura en tono resuelto tendiendo una mano.

Greg tenía una barra de madera redonda en forma de cilindro en las manos desde hacía rato y la plantó en la mano abierta de su madre. Maura agarró con ambas manos el objeto y con mirada determinada, dió un golpe al hombre en una de las piernas, haciéndolo caer al suelo torpemente. Greg sacó de debajo de un sofá otra barra de madera similar a la que empuñaba su madre y fue hacia el asaltante, ahora tirado en el suelo, para darle batacazos en la espalda con el palo. 

-¡Fuera de aquí, estúpido!- gritaba Greg atacando al atacante, aquello parecía divertirle.

Mientras, Maura repitió su ataque con la mujer. Le golpeó en ambas piernas con la barra de madera, usando un movimiento recto del objeto, y ésta cayó. Maura le golpeó en la espalda sin demasiada fuerza para ahuyentarla a ella y a su compañero sin hacerles daño grave.
La mujer atacante se levantó y Maura dirigió la barra de madera hacia la cara de ésta, haciéndola caer de culo y golpeándole la barriga. Greg seguía golpeando con el palo al hombre.

-That's how we doin' in Ireland, bitches!- gritó de manera bruta Maura, sacando a relucir su acento irlandés, queriendo decir: "¡Así lo hacemos en Irlanda, putas!"

Los dos atacantes se pusieron de pie y huyeron despavoridos, aterrados ante la fuerza de los que debían ser sus víctimas. Maura hizo girar la barra de madera de una forma guay y acto seguido chocó una mano con su primogénito, ambos con una media sonrisa en los labios.

Niall tuvo un tic en el ojo.

-¿Qué?-

-Lo que oyes. Ya sabes que para defendernos vamos sobrados.- Maura se encogió de hombros.

Niall se apoyó en la encimera para no caerse. Maura era su madre y sabía que tenía mucho carácter, pero nunca imaginó que ella y su hermano se defenderían tan bien de unos atacantes. Aunque eran irlandeses, tampoco había que sorprenderse mucho...

-Aún así es increíble que nos atraquen, ¿cómo puede haber gente que haga éstas cosas?- preguntó Greg dando un leve puñetazo en la mesa.-Y más en ésta situación tan delicada...-

-¿Si-situación delicada?- preguntó Niall mirando a Greg. Miró a Maura y luego a Greg de nuevo.

-Oh, ¿qué no se lo has dicho, Greg?- preguntó Maura mirando a su primogénito.

-¿Eh? No.- Greg sacudió la cabeza sellando los labios.-Se me olvidó.-

-¡¿Pero qué pasa?!- chilló el rubio dando unos cuántos saltitos.

-Niall, hermano, ¡vas a ser tío!- exclamó Greg.

-¿Ein?- preguntó Niall.

-Mi mujer está embarazada.- rió Greg.

-Denise Kelly... ¿está embarazada?- preguntó el cantante rascándose la nuca.

-¡De mí! ¡Voy a ser padre!- Greg dió un par de altísimos saltos.-¡Mi primer hijo!-

-¡Mi primer sobrino! ¡¡MI PRIMER SOBRINO!!- exclamó Niall, sin poder evitar reír de felicidad, y abrazando a su hermano mayor.

-¡Y mi primer nieto!- exclamó Maura, aunque ya lo sabía, uniéndose al abrazo y rodeando con afecto a sus dos hijos. 

Al separarse, Niall le dió un suave empujón a Greg.

-¡¿Por qué no me lo dijiste pedazo de idiota?!- gritó.

-Se me olvidó, además tampoco es para tanto.- respondió su hermano.-Papá tampoco lo sabe.-

-¡¡Pues díselo!!- exclamó Niall.

-Yo me enteré el mismo día en el que se supo.- dijo Maura.

-Denise está de dos meses.- sonrió Greg, emocionado ante la idea de ser padre.

-¡¿QUÉ?!- chilló Niall.-¡¿LLEVA DOS MESES EMBARAZADA Y AHORA ME ENTERO DE QUE VOY A SER TÍO?!-

-¡Tranquilo, tranquilo! Nos enteramos hace tres días.- dijo Greg.

-Ah...- Niall relajó los hombros.-Bueno, ¿os ayudo a recoger todo... ésto?- preguntó sacando un brazo de la cocina para señalar el salón.

-No, cariño, ya lo recogemos nosotros. Al fin y al cabo lo rompimos nosotros en mitad del ataque nuestro a los ladrones. Para instalar un cristal nuevo sí que nos vendría bien tu ayuda.- contestó Maura.

-Muy bien.- asintió Niall.-Iré a ponerme el pijama... Cuándo cambiemos el cristal roto me avisáis.-

-Éso haremos.- dijo Greg.

~~~

-¡No puede haber secuaces más ridículos en el mundo!- Holly se levantó de la silla en la que estaba sentada dió un pisotón en el suelo con sus altos tacones.

El hombre y la mujer se retorcían doloridos en un sofá.

-Debería haberlo imaginado.- comentó con voz dolorosa la atractiva mujer de pelo rubio platino, sosteniéndose el estómago.-Los irlandeses son muy burros a la hora de defenderse.- hizo una mueca de dolor, cerrando los ojos y apretando los dientes.

-¡Sóis demasiado inútiles!- chilló la adolescente.

La única bombilla encendida que colgaba del techo mediante un cable muy flojo cayó al suelo, debido a que el cable estaba viejo y no aguantaba más. Se oyó el cristal de la bombilla estrellarse contra el suelo y todo quedó totalmente oscuro.

-Genial, lo que faltaba.- murmuró Holly.

-Yo lo arreglaré, señorita.- se apresuró a decir el ayudante.

-¡¿Cómo piensas hacerlo a oscuras?!- gritó Holly. Se sentó en la silla que seguía tras ella, de la cuál se había levantado hacía unos segundos. Se frotó una ceja, frustrada.-Mirad, ¿sabéis qué? Me rindo. La policía nos busca y además sóis unos completos desastres.

-Usted no puede rendirse.- dijo el hombre.-Ésta señorita y yo necesitamos cobrar. La próxima vez saldrá bien.-

-¡No habrá próxima vez!- vociferó Holly.-Sóis unos completos inútiles, ¡no me servís para nada!-

-Al menos hemos asustado a la madre y hermano de ése chico.- dijo la mujer incorporándose en el sofá.

-Sí.- añadió el hombre.-Ahora usted podría mandarle un mensaje al cantante diciéndole que si no hace lo que le pida, volverán a atracar su casa y ésta vez con daños graves de por medio.-

-¿Qué sentido tendría éso? Niall ya sabría que sería yo quién le mandaría el mensaje.- Holly se cruzó de brazos.

-Aún así puede seguir amenazándole.- resopló el hombre, insistiendo.

Holly se levantó y desbloqueó su móvil para alumbrarse. Suspiró largamente:

-Ya veré lo que hago.-

Y se fue, con sus tacones resonando en un eco escalofriante.

~~~

Aly abrió los ojos. Poco más recordaba de la noche anterior. Todos se habían subido en la limusina y cada uno había sido llevado a su casa. Se alzó, quedándose sentada en la cama. Miró alrededor y se rascó la cabeza, cubierta por su largo cabello rubio despeinado.

-¿Mamáaa?- preguntó frotándose los ojos.

Al no recibir respuesta intuyó que estarían todos fuera, incluida Talia.

<<Qué guay. Marginada en mi propia casa.>>

Se vistió, era sábado día 9 de marzo y hacía un día muy bonito. Llamó a Niall.

-¿Sí?- oyó la voz adormilada del cantante.

-¡Hola dormilón!-

-¡Ah, hola Aly!- la voz de Niall se espabiló.-¿Cómo sabías que estaba durmiendo?-

-Se te notaba en la voz.- rió Aly.-Siento haberte despertado.-

-No pasa nada, me encanta que tu voz sea lo primero que escuche al despertarme.- la halagó Niall.

-Técnicamente, lo primero que has escuchado ha sido tu móvil sonando.- se expresó la chica con una risita.

-Sí, tienes razón.- añadió el cantante.

-Hoy hace un día precioso. ¿Los chicos y tú tenéis que ensayar?- preguntó Aly acariciándose un mechón rubio.

-No, no tenemos que hacer nada hoy. Estamos libres. ¿Por qué? ¿Te apetece hacer algo?-

-La verdad es que sí, anoche en el concierto y en el bosque estuve a gusto con vosotros pero creo que salir de día es mejor, y mira el día tan bonito que hace hoy... Bueno, a menos que haya algún nubarrón sobre tu casa.- la rubia se sentó en el sofá de su casa perezosamente.

Niall rió.

-No, no hay nada raro.-

-En ése caso, ¿y si vamos por ahí?- propuso Aly.

-¿Solos o con los chicos?-

-Solos... Y con los chicos.-

Una sonrisa se formó en los labios del irlandés. Aquella chica le encantaba demasiado.


-¡CAMAREEEEROOOOOOOOOOOOOOO!- chilló Harry, con la voz de aquél que nunca es escuchado y se harta de gritar. Lo cuál era raro porque Harry había sido atendido impecablemente, con sus tres cafés servidos.

Louis le bajó la mano a Harry, ya que la tenía por los aires.

-Harry, calla.- murmuró el mayor del grupo.-Ya te has bebido tres, no dejaré que tomes ni uno más.-

-Calla, zanahoria.- se mofó el cantante de los rizos castaños.-¡YEEEE-EEEEEEEEE! ¡¡CAMAREEEEEROOOOOO!!-

Aly dió un sorbito de su café con nata, el vaso ya estaba casi vacío.

-¿Creéis que será buena idea permitir que tome más cafés?- preguntó, colocándose tras la oreja un mechón rubio.

-Si sobrevive...- Zayn se encogió de hombros.

-Por cierto, Niall nos ha contado que tienes una audición dentro de poco.- comentó Louis mordiendo su magdalena con pepitas de chocolate y mirando a Aly.

Ésta se enfadó excesivamente.

-¡¿Qué?!- fulminó a su novio con la mirada.-¡Niall!-

-¡¿Quéeee?! ¡Se iban a enterar tarde o temprano! ¡Lo echarán por la tele!- repuso el rubio devolviéndole la mirada a su novia. Acto seguido se metió dos galletas en la boca.

Aly suspiró.

-Bueno, sóis mis mejores amigos, así que... No me importa que lo sepáis.- dijo en un tono más suave y tranquilo.-Espera, ¡¿qué?! ¡¿Lo van a echar por la tele?!- suspiró y enterró la cara entre las manos.

-Nos gustaría mucho oírte cantar.- dijo Liam.

-¿Eh? Bueno... En teoría, si el concurso lo echan por la tele y lo véis, me oiréis, ¿no?- comentó Aly con voz entrecortada por los nervios.

-Bien visto.- observó Louis bebiendo de su café.

-Seguro que lo haces genial.- le sonrió Zayn a su amiga. Acto seguido giró la cabeza y bajó el tono de voz.-O no...-

-Bueno, y...- preguntó Harry sorbiendo de la pajita de su cuarto café.-¿Cómo canta Aly, Niall?-

El rubio agarró con suavidad la mano de su novia.

-Cómo un ángel.- dijo con una dulce sonrisa mientras sus ojos azules se iluminaban.


~~~

Niall y Aly iban corriendo por Central Park agarrados de las manos.

-Menos mal.- jadeó Niall.-Aquella avalancha de treinta Directioners intentando entrar en el Starbucks no pintaba nada bien.-

-¿Treinta? ¿Tantas eran?- preguntó Aly, falta de aire, tratando de acomodarse el cabello rubio.

-¿Tantas, dices? ¡¡Hay veces que nos persiguen multitudes de cien o doscientas!!- exclamó Niall.

Harry llegó corriendo tras ellos y los pasó de largo. Zayn se detuvo junto a la pareja y apoyó sus manos en sus rodillas para recuperar el aire.

-¡Hazza! ¿Adónde vas?- exclamó el moreno.

-¡Por si acaso nos siguen también por aquí!- chilló Harry sin dejar de correr, ya a varios metros de allá.

Louis y Liam llegaron corriendo junto a Zayn, Niall y Aly.

-Madre mía.- Liam se frotó el cabello.-Una Directioner casi me rompe la camiseta al agarrarme de la espalda.-

-También querían tocarte a ti, ¿eh, Aly?- sonrió Louis mirando a su amiga.

-Lo sé, una tía me agarró del pelo chillándome que le firmara un autógrafo.- Aly se frotó la cabeza.-Acto seguido comenzó a gritar que había tocado el cabello de la novia de Niall Horan.-

Louis, Liam, Zayn y Niall rieron.

-Pienso que deberían controlarse un poco.- opinó la chica juntando sus manos tras la espalda.

-Tú y todos. ¡Hazza!- volvió a gritar Zayn.

Pero el cantante de rizos castaños seguía pasando de todo, huyendo de allí.
En ése momento sonó el teléfono de Aly, era Cher...


Aly estaba sentada en su cama, impasible, con el rostro paralizado. Cindy la miraba impaciente, sentada a su lado en el suelo.

-No. Puedo. Creerlo.- dijo Aly.

-¿Y bien?- Cindy dejó caer su espalda en el lateral de la cama y relajó las manos, dejándolas tendidas en el suelo y abiertas.

-Pasado mañana canto.- susurró su hermana mayor.

Cindy se revolvió y apoyo sus codos en la cama.

-¡No me jodas!-

-Sí, sí, ¡sí te jodo!- exclamó Aly mirando a Cindy.-¡No puede ser! ¡Canto dentro de dos días en público y ni sé qué haré!-

-¿Pues cantar?- Cindy se encogió de hombros con gesto evidente.

-¡No puedo!-

-¡Sí puedes! Y de hecho tienes una de las mejores voces que he oído.- apoyó la niña.

-Pero si ni siquiera he ensayado...- dijo la rubia.

-Neh, paso de animarte si no sirve de nada.- Cindy se levantó y salió del cuarto de su hermana mayor.

Aly se dejó caer completamente en la cama.
No podía creer lo que Cher le había dicho por teléfono dos horas antes, estaba muy nerviosa. ¿Cómo iba a cantar ante un jurado profesional? El lunes por la tarde tendría que ir a un auditorio muy conocido para el concurso. ¿Cómo se las iba a apañar?

Llegó el lunes. En el insti, Aly se dirigió a clase de canto. La siempre alegre Cher estaba limpiando un piano lujoso cuándo oyó la voz de la rubia.

-Cher.- llamó.

-Dime.- la cantante se giró.

-No voy a participar hoy en el concurso, no me veo capaz.-

-¿Qué?-

-Lo que oyes, además, me apuntaste sin mi permiso.- dijo Aly incorporándose la mochila en el hombro.

-Venga, será fácil. Imagina que estamos en clase tú y yo solas y todo saldrá bien.- la animó Cher.-Estás dentro del concurso y ya no hay vuelta atrás.-

Aly suspiró y fue a hablar con los chicos. Éstos estaban fuera, sentados sobre el césped y charlando animadamente. 

-Chicos, necesito que hoy vengáis al auditorio a animarme.- suspiró.

-¿A aniqué?- preguntó Harry.

-En serio, necesito el apoyo de mis amigos en éste momento.- dijo la rubia arrodillándose en la hierba frente a sus cinco chicos.

-Ni que fuéramos animadoras.- se mofó Harry.

-Harry.- suspiró Aly.-Os necesito.-

-Qué mona.- sonrió Liam dulcemente.-Así es imposible negarse.-

Aly parpadeó confundida, ya que no había usado ningún tono especial.

-Claro que iremos, eres nuestra amiga, ¿qué menos podríamos hacer?- dijo Louis.

Aly suspiró y cerró los ojos, algo más tranquila.

-¿Se lo pedirás a Harumi?- preguntó Niall.

-No, ésta tarde tiene que quedar.- respondió Aly.

-¿Con quién?- quiso saber Liam.

Aly no podía decirles que era con el psicólogo, así que se inventó una excusa:

-Su madre... la ha secuestrado para ir de comprar.-

-Ah.- asintió Liam.

-Bueno, pues ésta tarde llamaremos a Cher para saber la hora del comienzo de la actuación y nos plantaremos allí.- sonrió Zayn guiñándole un ojo a su amiga.

Aly sonrió con gratitud.

-Gracias chicos.-

Se levantó del césped y fue a buscar a Harumi, pero Niall también se levantó y fue tras ella.

-Aly.- dijo.-Espera.-

-¿Qué pasa?-

-¿Estás... Estás bien?- preguntó el irlandés.

-Hm... Un poco nerviosa, la verdad.- dijo ella.

Niall alzó una ceja.

-Bueno, un poco más que un poco.- rió Aly.

Niall le sonrió con dulzura y amabilidad.

-Ven.- la cogió de la mano y la llevó a otra área del recreo. Había diminutos garabatos y graffitis en la pared del instituto tras la cuál se pararon. No había nadie en aquella pequeña parte del patio del instituto.

Aly respiró profundamente.

-Lo harás genial. Estoy seguro. Los dejarás a todos embobados.- dijo Niall muy serio y a la vez alentador, mirando a su novia a los ojos.

-Niall, te agradezco los ánimos, pero sigo igual de asustada.- se expresó Aly bajando la vista.

-No tienes porqué, estoy seguro de que tu voz arrasará con todo, cantas realmente bien.-

-Yo... No creo que pueda cantar con gente delante. Me niego.- insistió ella, cabezona. 

-Venga, hazlo por mí.- suplicó el cantante.

-Niall... No creo que pueda.- Aly bajó la cabeza.

Niall suspiró y le sujetó la barbilla para levantarle la cara.

-Eh... Todo saldrá bien.- dijo sonriendo levemente.-Serás la reina del concurso.-

Aly se sonrojó mientras sonreía y Niall acercó el rostro de ella al suyo para besarla. Los labios de ambos se juntaron y fundieron mientras Niall acariciaba el liso pelo rubio de Aly. Saborearon el exquisito sabor de los labios del otro y ambos sonrieron en mitad del beso. Aly acarició el cuello de Niall mientras se seguían besando y éste le acarició la cintura. La joven rodeó el cuello de Niall con los brazos y se cogió sus propias manos. Niall la besó con más intensidad, haciendo que ambos sintieran mariposas en el estómago.

-¡Eh, tortolitos!- gritó Liam.

Los dos amantes miraron sorprendidos a los cuatro guapos chicos que había varios metros detrás de Niall, mirándolos con caras picaronas.

-No hace falta que os vayáis al quinto pino. Podéis enrollaros delante de nosotros, hay confianza.- añadió Liam guiñando un ojo.

Zayn soltó una risita y Harry se metió dos dedos en la boca abierta, imitando el sonido de una arcada. Aly y Niall se separaron y la primera se puso las manos en las caderas.

-Sí Harry, tú haz cómo que vomitas pero el viernes por la noche bien que besaste a Brianna en ésa caravana.- comentó alzando una ceja.

Harry se sonrojó ante el comentario de su amiga. 

-Venga, vayamos acercándonos a la entrada trasera.- dijo Louis.-Dentro de unos segundos tocará el timbre para que volvamos a cla...-

El sonoro timbre de Blue Moon High interrumpió a Louis.

-Andando.- dijo Zayn.

Aly y Niall se acercaron a Zayn para rodearlo con los brazos, los tres chicos restantes hicieron lo mismo y los séis entraron en el instituto abrazados.


Aly hiperventilaba de una manera inhumana. Sus cinco amigos la miraban cómo quién mira a un alienígena.

-Que alguien me mate. No puedo. ¡No puedo!- chilló la rubia caminando arriba y abajo.

-Sí pueeeeedes.- comentó Harry con gesto impaciente.

-Me voy a morir. ¡Voy a morir! ¡Voy a morirme si salgo ahí afuera!- dramatizaba la rubia.

-¡Tú puedes!- chilló Zayn sonriendo con fuerza. Acercó su rostro al de Liam y susurró.-No va a poder...-

-I believe in Aly...- empezó a cantar Louis, con el ritmo de la canción I Believe I can Fly.

-¡¡Estoy muy nerviosa!! ¡Necesito agua!- exclamó Aly.

Se encontraban en el backstage del concurso en el que los participantes harían su actuación. Harry fue hacia una mesa de refrescos, sirvió agua fresca en un vaso y le ofreció el vaso a su amiga.
Aly se echó el agua en la cara.
Sus cinco amigos la miraron perplejos.

-¿Para éso querías el agua?- preguntó Louis alzando una ceja.

-¡Estoy que reviento! ¡Creo que me va a dar algo!- seguía chillando Aly, ahora con la cara y el cabello mojados.

-Calma, calma.- Liam se acercó a su amiga con una toalla blanca en la mano. Se la ofreció mientras le ponía la otra mano en el hombro.-¿Qué canción tienes que interpretar?-

-Smile de Avril Lavigne.- respondió ella secándose la cara con la toalla.-Me la sé de memoria, pero estoy muy nerviosa.- 

-Guau, ésa es difícil. Tiene unas vocales muy complicadas y...- empezó a decir Harry.

Niall lo interrumpió con un codazo en las costillas.

-Ay mi madre... No voy a poder, yo...- gimoteaba Aly.

-Siguiente participante.- se oyó una voz masculina a través de un micrófono.

-Es la hora.- dijo Zayn.

-¡Tú puedes, Aly!- añadió Niall.

-¡Venga, déjalos boquiabiertos!- chilló Louis.

Aly sintió que su fuerza interna la obligaba a caminar. Sonrió débilmente a sus amigos y se alejó.
Subió las escaleras lentamente y apareció en el escenario. Era inmenso y se sintió pequeña entre los focos. Sólo había cuatro personas sentadas frente al escenario: dos hombres y dos mujeres. Eran los jueces. Aly caminó hacia el micrófono mientras lo miraba fijamente. Aquella visión del micrófono apuntando hacia ella le ponía la piel de gallina. Los dos hombres la miraron serios. Una de las mujeres sonrió para tratar de calmar a Aly. La otra mujer se mantuvo impasible.

-Hola...- murmuró Aly ante el micrófono.-Yo soy la enviada de Cher Lloyd.-

Los cuatro jueces aplaudieron educadamente. Aly sonrió y trató de controlar su respiración, aunque no dejaba de hiperventilar. Miró a la derecha.  muchos metros de ella, por la puerta que daba al backstage, vió asomarse a sus cinco chicos favoritos. Éstos le asintieron y le alzaron los pulgares, sonriéndole. Acto seguido la cabeza de Cher Lloyd asomó entre las de Zayn y Harry. La cantante le sonrió ampliamente a Aly. Éste tragó saliva con fuerza y miró de nuevo al jurado.

-Voy a cantar Smile de Avril Lavigne.- comentó mientras le temblaba la voz.

Los cuatro jueces asintieron. Aly aferró el micrófono con ambas manos y cerró los ojos, suspirando. Su pecho se agitaba con fuerza debido a los nervios y un terrible mareo se acumuló en su cabeza. Abrió los ojos y notó que veía borroso. Suspiró de nuevo, con el corazón latiéndole con fuerza y el sudor cayendo por su frente, bajo su flequillo rubio. Cerró los ojos otra vez y se preparó para cantar.

20 comentarios:

  1. madre miaaa, cuando lei lo de andrew me pillaste escuchando seven devils y justamente leia lo del accidente, y joder imaginarme eso escuchando seven devils... llore... pero queda perfecto la cancion seven devils con la escena del accidente.
    SIN PALABRAS!! ERES LA MEJOR ESCRITORA DEL MUNDO!!! (seguida de locadorable, ana styles y clau vans :P)
    TEQUIERO RAQUELLA POR TU NOVELAAAAAA!!! eres increiblee :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DIIIIIIIOS, eres muy crueeel. Me has hecho llorar por lo de Andrew es tan.. tan TRISTE :c

      Por lo demás me ha encantado. ¡Espero que a Aly le salga bien el concurso de canto!

      Por cierto anónimo... Muchísimas gracias por destacarme, te lo agradezco de todo corazón.

      ¡UN BESO ENORME!

      Eliminar
    2. ME ENCAANTO SOLO FALTA UN POCITO MÁS DE HARRY Y BRIANNA ( HARRIANNA (?) )
      Un besito, LovelyFiveIdiots<3

      Eliminar
    3. SIIIIII MÀS DE HARRY Y BRIANNA :DDDDDDDDD <3333*----------*

      Eliminar
  2. Wow me has hecho llorar con lo de andrew!!!!! me gusto mucho el capituloooo aunque no voy a negar que falto un poco de HARRY-BRIANNA jaja pero aun asi GENIAL <3 besoooooos!!!!

    ResponderEliminar
  3. *------------*Amé el capítulo está muy lindo e interesante!... Eres una gran escritora de verdad, eres genial. Deberías proponerte a crear un libro ;-)... Oye te quiero hacer una pregunta, ¿Tú Cantas?...


    Saludos desde Venezuela!

    Me encantaría que me respondieras... Besoos!

    ResponderEliminar
  4. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOH DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS!!!! NO PUEDES DEJARLO ASIIII!!!! ¿Qué va a pasar con Aly en la actuación? Madre mía!!!!!! He llorado con lo de Andrew, pobre bebé... En fin, otro capítulo AWESOMEEEEE!!!! Jahajajajajaa en serio, de los mejores que has hecho, la espera ha merecido la pena.
    YA TE ECHABA YO DE MENOOOOOS!!!! Bueno guapa, suerte con los exámenes finales y a por todooos!!!
    Besazos,
    Clary (C.Directioner)

    ResponderEliminar
  5. FANTASTICOOO! DIOS MIO ME HAS HECHO LLORAR CON LO DE ANDREW!

    POBREEEEEEEEE!!!
    ME ENCANTOOOO
    HECHO DE MENOS A BRIANNA/HARRY ASDFGHJKLÑ PENSE QUE SE VOLVERIAN A BESAR EN ESTE CAPITULO JAJAJAAJAJAJAJAJAJAJA

    BESOOOOS!!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta siguela me hisiste llorar con lo de andrew me imagino que me hubiera pasado con uno de mis hermanitos y me hubiera muerto kisses

    ResponderEliminar
  7. olaap,me encantó el cap.Esta super emocionante.No se que decirte más.No te rindas.Un beso

    ResponderEliminar
  8. Maria<3: aklmjldcnasm,ñpjknokñwklkasndjnlkxjsndñlk NO PUEDO CON MIS FEELS!!! O.o Despues de casi UN MES (te mato) sin escribir nos debias esto...Ha sido flipante con el corazon en la garganta todo el rato. OMGGGG

    ResponderEliminar
  9. AWW! Me encanta, EN-CAN-TA. JAJAJA, aquí nueva lectora, espero que la sigas pronto, porfavor, sigeuela yaaa! Aquí te dejo mis novelas, porfavor echales un vistazo y dime que te parecen, te lo agradecería un montonazoo:
    onewayoranother1direction.blgospot.com y littledreameroned.blogspot.com GRACIAAS

    Besitos<3

    ResponderEliminar
  10. Hola, me gustaria que se pasen por mi blog y el de una amiga mia, hablamos de cualquier bobada y nos gustaria que lo lean y comenten y nos digan de que escribir.

    Dejo el link: http://justjkkidding2.blogspot.com bss

    ResponderEliminar
  11. Hola, amiga de una vida junto a 1d,

    soy el director editorial de Red 17 (www.red17.com).

    Dado el éxito de nuestra página (ya nos leen más de 500.000 chicas al mes) queremos empezar unos especiales con los mejores blogs sobre One Direction, de los que hablar en nuestras redes sociales y dedicarles algún artículo.

    Ponte en contacto con nosotros a través de contacto@trendingttopics.com y vemos qué podemos hacer juntos (hacer un artículo sobre tu blog, colaborar de alguna forma...).

    Un abrazo, enhorabuena por un blog tan bueno y gracias. :)

    ResponderEliminar
  12. Me encantaaaaa! Fiel lectora!
    Yo acabo de empezar una novela, os podéis pasar y comentar que os parece? Si a la gente les gusta subire un capitulo diario! Muchas gracias guapiiiiiiis! http://whatmakesyoubeauti.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Me encantó,es tan nafshfksfckhfkha,me gusta muchó pobre Valery.Nunca creí que podría ser tan cotilla.Me encanta tu nove.Tengo una que se llama Revolucionando Corazones,solo tengo la sipnosis y los personajes,la dirección es esta revolucionandocorazones.blogspot.com.es.No te rindas,Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo de nunca crei que podría ser tan cotilla me refiero a Liam

      Eliminar
  14. ¡Hola! Antes que nada siento mucho no poder responder vuestros comentarios uno por uno cómo en los anteriores capítulos, pero ya sabéis que os agradezco MUCHO todo vuestro apoyo. ¡Sóis las mejores! El capítulo 76 ya lo estoy escribiendo (mientras hago los deberes LOL) y por éso no tengo tiempo para responder todos los comentarios, aunque los leo todos, os lo prometo. El próximo capítulo estará estrenado lo antes posible, aunque estoy con exámenes finales, deberes a montones y muchísimas tareas. ¡Disculpad las molestias y gracias por todo!

    ResponderEliminar

¡Anímate a poner un comentario! Deja tu opinión sin faltar al respeto y sin insultar. Tu participación es muy importante. ¡Muchas gracias por comentar!