miércoles, 28 de marzo de 2012

7- Lluvia de pensamientos

Aly estaba tumbada sobe la cama de su habitación. Boca arriba. Mirando al techo. Estaba agotada. Había caminado desde casa de Niall hasta su casa, y la trayectoria había sido muy larga. Giró la cabeza hacia la ventana y vio que estaba empezando a llover. Aly se giró en la cama. Había sido el lunes más loco de su vida: había ido a un Starbucks con tres chicos de One Directio, había visitado la casa de Niall Horan, y luego había hablado con él. ¿Qué clase de lunes es ése? Uno normal, seguro que no.
Aly se quitó los zapatos y volvió a tumbarse en la cama. Se giró, poniéndose de lado, y entonces, sin arroparse ni cambiarse de ropa, durmió un rato.

~~~


Media hora después, Aly se despertó al escuchar sonar su móvil.

Party Rock is in the hooouse toniiight... Everybody's just have a good tiiiiiiiime...

Aly, incorporándose en la cama, agitó los tobillos durante unos segundos al ritmo de su tono de móvil, Party Rock. Luego, cogió el móvil y descolgó.

-¿Diga?-

-¿Aly? ¿Eres tú?-

Al otro lado del teléfono sonó la inconfundible voz de Melanie, la chica a la que Aly más admiraba. Aly abrió los ojos cómo platos al oír su voz.

-Melanie.- dijo, sorprendida.

-Sí, soy yo.- rió Melanie.

-¿Qué...qué pasa?-

-¿Recuerdas que vivo en París desde hace cuatro años?- 

-Sí...- dijo Aly.

-Quería decirte que dentro de una semana me volveré a Nueva York. No será permanentemente, pero estaré allí uno o dos meses. Puede que más.- le explicó Melanie.

-¿En serio?- exclamó Aly, presa de la alegría.

-Sí.- dijo Melanie, sonriente.

Melanie era modelo. Cuatro años atrás, se había mudado a Francia para llevar una vida de glamour y para poder formar parte de las revistas de moda más famosas. En París nació la moda, y Melanie, cómo modelo experta, vivía allí desde hacía cuatro años.

-¡Qué bien! ¡Y, y...! ¿Para cuándo dices que vienes?-

-Una semana.- repitió Melanie.

-¿Y, a qué se debe?-

-Tengo una sesión fotográfica de ropa inspirada en la estatua de la libertad.- respondió Melanie.-¡Y todos los encargados debemos estar en Nueva York durante mucho tiempo, ya que el nuevo número de la revista dónde saldrán las fotos también se producirá en Nueva York!-

-Genial, Melanie, estoy muy contenta.- sonrió Aly.

Era cierto. Estaba loca de alegría. ¡Melanie, su amiga, su ídola, la mujer a la que más admiraba...! ¡Iba a verla de nuevo, por fin, tras cuatro años...!

-Tengo que irme.- la voz de Melanie interrumpió los pensamientos de Aly.-Ahora mismo tengo otra sesión de fotos. ¡Te mandaré un mensaje en cuánto pueda! ¡Besos, guapa!-

-¡Adiós!- respondió Aly, justo a tiempo, pues Melanie ya había colgado.

Aly se echó en su cama y se colocó el móvil en el lugar de su corazón. Estaba muy contenta. Ya tenía una nota más que añadir sobre el extraño lunes que había tenido. Su lluvia de pensamientos no hacía más que continuar, mientras en el exterior, la lluvia también arreciaba. Decidió ver un poco la tele para relajarse.

Bajó al salón de su casa, agarró el mando, y encendió la tele.

-Vaya por dios.-

En la pantalla aparecieron cinco rostros que ella ya conocía.

-Están en todas partes.- fanfarroneó.

En la televisión, se estaba emitiendo el último concierto de One Direction. Aly escuchó durante unos segundos cómo cantaban "What makes you beautiful" y luego cambió de canal. Ya los había visto bastante aquél día. Y en persona, además. Lo único que quería en aquellos momentos, era relajarse.

8 comentarios:

  1. me encanta es la mejor novela que me he leido, ya se que leo `ppoco pero es genial!!!!1

    ResponderEliminar
  2. Madre mia!! Cualquier directioner desearía ser Aly en estos momentos....

    ResponderEliminar
  3. si es la mejor novela que e leido

    ResponderEliminar
  4. chevere!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Estan Muy Bueno los capitulos Me encantan eres buena escritora

    ResponderEliminar

¡Anímate a poner un comentario! Deja tu opinión sin faltar al respeto y sin insultar. Tu participación es muy importante. ¡Muchas gracias por comentar!