martes, 28 de febrero de 2012

4- Arigato gozaimasu


-¿Y de verdad le tiraste la Coca-Cola a la cara?- Harumi abrió sus ojos negros de par en par, incrédula.

-Sí. Lo hice.- dijo Aly en tono resuelto, mientras soltaba un leve suspiro y bajaba la vista.

Harumi y Aly estaban en el Hard Rock Café, una cafetería de Nueva York. Era viernes por la tarde. El jueves, día anterior, fue cuándo One Direction llegó al instituto, y cuándo Aly armó el lío que armó.

-Hoy no has venido al instituto.- dijo Harumi.



-Lo sé.- dijo Aly.-Fingí estar mala para no ir.-


-Los chicos de One Direction sí que vinieron hoy a clase.- añadió Harumi.-Vi que estaban. Pero...- 


Harumi se mordió el labio inferior, pensativa. Quería decirle a Aly que Niall no había ido. Pero decidió no mencionarle.


-¿Pero qué, Harumi?- preguntó Aly, mirando a su amiga.


-Nada.- dijo Harumi, bajando la vista.


Aly suspiró.


-Estoy orgullosa de lo que hice.- dijo.-Pero al mismo tiempo... Me siento rara... Estoy muy contrariada, Harumi... No sé que hacer... Estoy tan confundida...- bajó la vista.

-Aly-chan...- sonó dulce y esperanzadora la voz de Harumi.

Hubo un momento de incómodo silencio. Finalmente, Aly alzó la cabeza, suspiró y dijo:

-No sé cómo me mirarán todos la próxima vez que entre en el instituto. Seguro que todos me odiarán por haberme... enfrentado de ésa manera a Niall Horan.- le dio el último sorbo a su batido de frutas.-Será mejor que no vuelva a aparecer por Blue Moon High.-

Agarró su bolso y se dispuso a irse, pero cuándo pasó por el lado del asiento de Harumi, ésta la agarró por la muñeca.

-Aly-chan, espera.- dijo con suavidad.-Quiero que sepas, que tomes la decisión que tomes, podrás contar conmigo.-

Entonces sonrió dulcemente y sus ojos negros brillaron de sinceridad. Aly no sabía si devolverle la sonrisa o echarse a llorar. Así que la abrazó. La abrazó con todas sus fuerzas. En aquellos momentos de confusión y dudas, un abrazo era lo que más necesitaba. Permanecieron así largo rato. Harumi sentada, y Aly, inclinada hacia delante, abrazándola. Harumi le devolvía el abrazo con agrado. Sabía que Aly necesitaba ánimos por su parte.

-No te vayas.- dijo Harumi mientras hacía que su amiga se sentara junto a ella.-Te invito a otro batido.-

-Gracias, Harumi.- Aly sollozó y rió a la vez.-Gracias de verdad.-

Harumi se rió.

-Si me lo quieres decir en japonés, es arigato gozaimasu.-

-Arigato gozaimasu.- repitió Aly,riéndose.-Arigato significa "gracias," ¿pero para que sirve el gozaimasu?-

-El gozaimasu le da un toque de cortesía al agradecimiento.- se rió Harumi.

-Ah.- Aly sonrió.

Y enseguida, Harumi pidió al camarero que trajera otros dos batidos. Aly agradeció en lo más profundo de su corazón el tener una amiga tan leal y dulce cómo Harumi. Se sentía muy afortunada.



~~~

Enseguida pasó el fin de semana. Llegó el lunes. Tocaba ir al instituto. Aly no sabía con qué cara le iban a mirar los demás. Aunque tampoco le importaba, pero estaba nerviosa. Por lo que pudieran pensar sus escasos amigos sobre ella. Por lo que pudiera suceder. Se detuvo ante la puerta del Blue Moon High. Se dispuso a abrir la puerta, pero retiró la mano. No, no podía. No iba a ser capaz. ¿Y si...?

-Aly-chan.- 

Se giró y vio a Harumi detrás de ella. Harumi asintió con la cabeza, cómo animándola a seguir. Aly miró la puerta y volvió a mirar a Harumi.

-Estoy detrás de ti.- dijo.

Aly suspiró y, lentamente, abrió la puerta. Entró, seguida por Harumi.
Miles de alumnos la miraban y la señalaban, mientras cuchicheaban cosas entre ellos y soltaban risitas. Aly bajó la cabeza. Notó los pasos acelerados de Harumi detrás de ella. Harumi se puso a su lado y pegó su brazo al de Aly, dándole a entender que estaba a su lado y que siempre lo iba a estar.

<<Arigato gozaimasu.>> pensó Aly.

Esbozó una media sonrisa, con la cabeza bajada. Entonces se detuvo un segundo y alzó la cabeza. Harumi, que había adelantado a Aly, se giró para mirarla. Aly levantó la barbilla, entornó los ojos y continuó caminando. Pero ahora, con un nuevo orgullo. Sí, le había tirado una Coca-Cola al aclamado Niall Horan. Pero siguió caminando junto a Harumi, con la cabeza bien alta. Ella seguía manteniendo la cabeza agachada, y su melena negra le tapaba prácticamente toda la cara. De vez en cuándo, miraba de reojo a Aly, fijándose en lo alzada que tenía ahora la cabeza. Aly la miró con el rabillo del ojo y asintió. Entonces Harumi también levantó la cabeza.

Atravesaron todos los pasillos, siempre con sus barbillas altas. Los alumnos se apartaban a su paso. Ya no se reían cómo habían hecho antes. Ya, no.

Harumi y Aly llegaron al pasillo de las taquillas. Al girar la esquina del pasillo, se detuvieron de golpe. Zayn, Louis y Harry estaban delante de ellas. Zayn y Louis con las manos en los bolsillos, y Harry con la espalda apoyada en una de las taquillas. Los tres las miraban fijamente.

-Mirad quién ha venido.- dijo Louis dirigiendo una mirada a Zayn, y luego a Harry. Los tres tenían el rostro impasible. Parecían robots. No expresaban ni felicidad ni tristeza.

-¿Qué queréis?- preguntó Aly fieramente, convencida de que iban a pedirle que se disculpara con Niall.

-Alyson, ¿verdad?- dijo Zayn.

-Aly.- fanfarroneó. Odiaba que la llamaran Alyson. Vale que era su nombre completo, pero no le gustaba cómo sonaba. Por éso siempre se hacía llamar Aly.

-¿Recuerdas lo que pasó éste jueves?-le preguntó Harry.

-Sí.- dijo Aly sin mirarles a la cara a ninguno de los tres.-Le tiré una Coca-Cola a Niall. ¿Y qué?-

Hubo un minuto de silencio. El aire estaba impregnado de tensión. Aly seguía mirando hacia un lado, y Harumi detrás de ella, con la vista fija en el suelo. El ambiente estallaba de impaciencia. El momento de silencio se hizo interminablemente largo, y de pronto...

-¡¡Qué fue flipante!!- Harry hizo una palmada y se empezó a reír.

Aly se quedó perpleja.

-¿Qué?-

-Niall se estaba poniendo demasiado tonto aquél día.- dijo Zayn, sonriendo.-Y moló un montón la manera que tuviste de bajarle los humos.-

Harumi y Aly intercambiaron una mirada fugaz.

-Nos caes bien, Aly.- dijo Louis.-¿Te gustaría dar una vuelta con nosotros ésta tarde?-

Aly miró a Harumi. Ella asintió rápidamente, sonriendo.

Aly volvió a mirar a Zayn, Louis y Harry.

-¿Por qué iba a querer ir con vosotros?- dijo cruzándose de brazos.

-¿Porque te lo pedimos por favor?- Harry puso cara de cachorrito.

Aly sonrió.

-Tal vez.-

-Pásate por Central Park a las cinco en punto de la tarde.- Le dijo Louis.- Pasaremos a buscarte y nos iremos a tomar algo... Lo que tú quieras.-

-Vale.- dijo Aly. Le gustaba cada vez que alguien se ofrecía a hacer "lo que ella quisiera."

-Nos vemos.- dijo Zayn. Y los tres se fueron.

-¡Aly-chan!- exclamó Harumi, alegre.-¡Vas a poder llevarte mejor con ellos! ¿Qué dirán los demás al ver que vas por ahí con algunos miembros de One Direction...?-

-Ni lo sé...- dijo Aly mirando, sonriente, a su amiga.-Ni me importa.-

Las dos caminaron felizmente hasta clase.
Aly reflexionó. Tal vez se equivocó al pensar que los chicos de One Direction iban de superestrellas. Se sentía feliz y reconfortada. Iba a tomarse un café con One Direction. Aunque el hecho de que fuesen famosos era lo que menos le importaba. Lo que le sorprendía era que cinco chicos asquerosamente ricos querían ganarse la amistad de una chica pobre. (Sí, su familia tenía problemas económicos. MUCHOS problemas económicos.) Resumiendo: que ésos chavales y ella no pegaban ni con cola, pero también pensó en éso que dicen de que "los polos opuestos se atraen." Sonrió. ¿Tal vez iba a comenzar una nueva época...?

<<Arigato gozaimasu.>> pensó para sus adentros, sin saber bien a quién le daba las gracias.

3- Cara a cara

Aly abrió los ojos cómo platos. ¡No podía ser! ¿Qué pretendía ése chaval? Primero el guiño, luego las miradas... ¡Y luego ésto! Dobló la nota y se la guardó en un bolsillo de la chaqueta. Luego se colgó la mochila a la espalda y caminó con paso rápido y decidido hacia la cafetería. Entró. Estaba llena de estudiantes que se quedaban a comer en el instituto. Sin pensárselo dos veces Aly, subió las escaleras de mármol que conducían al área del comedor de One Direction. Y justo cómo había pensado, los cinco estaban allí. Louis y Harry estaban sentados en un mismo sofá mirando la tele. Liam leía un libro sentado en el otro sofá. Zayn y Niall estaban con unas latas de Coca-Cola en la mano, mirando la televisión de pie. Aly se acercó. No se dieron cuenta de su presencia, tan distraídos estaban. Aly se puso detrás de Niall y le dio dos toques en la espalda mientras sacaba del bolsillo de su chaqueta la  nota.

-¿Eh?- dijo Niall, girándose.

Aly le plantó la nota desdoblada ante la cara.

-¡¿Qué es ésto?!-

Niall entrecerró los ojos.

-No lo sé, no entiendo lo que pone. ¿Lo tienes puesto al revés?-

Aly miró el folio. Tenía razón, se lo había enseñado al revés y no se entendía lo que ponía. Giró el folio y se lo volvió a agitar ante la cara.

-¡Dime! ¿Qué significa ésto?- sentía coraje y rabia. Mucha rabia.

Niall se rascó la nuca.

-Quería regalarte... Ya sabes, ésa nota.-

-¿Ah sí? ¡¿Y para qué?!-

-¿Qué clase de chica no quiere tener una nota mía?- se rió, nervioso.



Aly se quedó sin aliento:

-¿Tan creído te lo tienes?-

Los cinco chicos la miraron de una manera intimidante.

<<¿De verdad he dicho éso?>>



-Vaya...- Niall se rió.-Tienes una manera muy... particular, de ver las cosas.-


-¿Ah, sí?- Aly arqueó una de sus cejas.


-Sí.- dijo Niall en tono resuelto. Sus piernas temblaban. ¿Estaba nervioso?


-Ajá... ya veo.- Aly asintió de forma grogui, cómo diciendo: "ya te vale."-Así que lo que dice la gente de que eres "dulce y tierno" son mentiras, ¿no?-


-Niall.- dijo Zayn, muy serio, mirando severamente a su amigo.


Pero Niall seguía en plan "mira-cuánto-molo."


-Vamos, no te pongas a decirme bobadas.- se rió. Su risa denotaba una mezcla de nervios y tensión.-Soy un ídolo para todas las chicas...-


-No para todas.- dijo Aly, mirándolo fijamente a los ojos, dándole a entender que para ella, no lo era.


Niall aprovechó que le estaba mirando a los ojos, e intentó vencerla con su mejor arma: su atractivo. Clavó sus impresionantes ojos color cielo en los de Aly y los entrecerró, cómo si quisiera seducirla. Y esque quería seducirla.

<<Ay Dios mío, qué oj... ¡Aaah, no! ¡Nonononononono y mil veces no!>>

-Ya... De acuerdo, vale.- Aly se rió.-Y ahora encima intentas seducirme con tu carita de ángel para que haga lo que tú quieras y me olvide del tema.- 

Él contuvo la respiración. Los otros cuatro intercambiaron miradas fugaces entre ellos. Aly no sabía si estar arrepentida, orgullosa... o las dos cosas.

-Caramba.- Niall se rió de una manera inesperada.-La primera chica a la que conozco que no se resiste a mi mirada...-



-Ya veo. No eres cómo dicen. Tienes a miles de personas tirándote flores, diciendo que eres un buen chico, y no es verdad. Eres creído y... y...- 


-¿Guapo?-


-¡... Y muy interesado!- dijo Aly por fin.-No puedo creer que tu vida sea una mentira. Te venden de dulce y de amable y en realidad eres un creído que utiliza su... cara bonita para conseguir lo que quiere.-


Los otros cuatro miembros de One Direction se miraron entre ellos con desaprobación. En parte, Aly tenía razón. Niall solía ser dulce y tierno, cómo todos decían, pero aquél día... no lo era.


-Eres muy rara tú, ¿no?- dijo.


Aly se quedó sin aliento. ¿Se hacía el resuelto, el creído, y luego la criticaba a ella? ¡Éste se iba a enterar!

-Prefiero ser rara...- dijo con sin apenas mover la boca.-¡En vez de ser idiota!-

A la velocidad de la luz, le quitó la lata de Coca-Cola de la mano a Niall y le tiró el líquido a la cara. Louis se levantó del sofá, Harry se rió y se tapó la boca con la mano, Liam dejó caer su libro y Zayn abrió la boca de par en par.
Todos los alumnos que estaban abajo ahogaron una exclamación.
Niall se miraba, incrédulo. Estaba empapado de Coca-Cola.
Aly dejó caer al suelo la lata de Coca-Cola vacía, se giró, y con toda la satisfacción del mundo bajó los escalones, con el rostro impasible, y salió de la cafetería, mientras todos los estudiantes la miraban flipando.
Ahora sí, podía irse a su casa.

~~~

-¡Tío, qué pasada!- Harry se echó hacia atrás en el sofá y agitó las piernas, sujetándose la barriga, que le dolía de tanto reír.

-Te ha puesto al día la niña ésa, ¿eh?- Zayn le dió un leve codazo a Niall.

-No lo entiendo.- dijo Louis, mientras le ofrecía a Niall una toalla de tela.-Tú no eres así. ¿Qué te ha pasado hoy? Estabas muy distinto.-


-Déjame.- Niall le arrebató la toalla de las manos y se secó la cara.

-¡Ñam, Niall, estás cubierto de Coca-Cola! ¡Vamos a lamerte!- se rió Zayn intentando lamer la cara de Niall. Éste le apartó de un empujón y se rió sin querer.

-¡No tiene gracia!-

-¿Y por qué te has reído?- replicó Zayn.


Niall no contestó.

-Venga tíos, dejadle.- dijo Liam levantándose del sofá en el que estaba y recogiendo su novela del suelo.-Creo que con la rubia ésa ya ha tenido bastante.-

Zayn, Louis y Harry volvieron a romper en carcajadas. Niall se sentó en el sofá y se secó nuevamente la cara.

-Tío, no te entiendo.- Harry se acercó un poco a Niall, aunque no demasiado; no quería ser salpicado de Coca-Cola.-Tú normalmente eres dulce con las chicas. ¿Qué te ha pasado hoy con ella? Te he visto tan... extraño.-

-Me puse nervioso...- balbuceó Niall.

-Ya...- Harry soltó una risita y dio una palmada en el hombro de Niall. Al retirar la mano del hombro de Niall, Harry se chupó un poco la mano. Sabía a Coca-Cola.

-Espero que no dejes de ser el Niall de siempre.- dijo Liam dejando su libro encima de la mesita.-Hoy me has sorprendido hasta a mí.-

Un estadillo de risas volvió a resonar entre los cinco amigos. Niall también se rió un poco.

-Es broma, colega.- añadió Liam.-Éso sí: me gustaría que no volvieses a mostrar ésa actitud. Yo soy amigo del Niall amable. ¿Acaso has dejado de ser el que eras?-

Niall se secó el cuello con la toalla.

-No he dejado de serlo, Liam. Es sólo que hoy... No sabía cómo reaccionar ante ella.-

-¿Cómo se llama?- preguntó Louis.

-Creo que Alyson.- dijo Zayn.

-¿Cómo lo sabes?- presionó Harry.

-Somos los nuevos "semidueños" del insti. Tenemos que empezar a saber los nombres de los estudiantes. El director me dejó mirar en el ordenador principal, dónde hay el nombre de cada alumno junto con una foto. Así averigüé que ella se llama Alyson.- respondió Zayn.

-Es muy guapa.- asintió Louis.

-Séééh...- rió Harry.

-Bueno, chicos.- Liam se levantó del sofá.-Vayámonos ya. El insti va a cerrar y éste...- le alborotó el pelo a Niall.-...Necesita una ducha para quitarse toda ésta Coca-Cola de encima.-

-Sí. Pirémonos ya.- dijo Niall, levantándose y bajando las escaleras junto a sus amigos, mientras la toalla con la que se había secado (y gran parte de su dignidad) se quedaban en el comedor de One Direction.

2- Química en clase de Química

Aly abrió su taquilla. Guardó los libros. Se sentía perdida. Cómo si estuviese en otro instituto. Cómo si hubiese empezado de cero. Aunque no fuese así, pero éso era lo que sentía. No entendía nada. ¿Por qué debían de ser los dueños del insti ésos cinco chavales? ¿Porque habían hecho "donaciones benéficas"? ¡Si realmente lo hubieran hecho con fines benéficos, habrían rechazado la oferta que les hizo el director de dirigir el instituto! Por una parte, les estaba agradecida, igual que todos los alumnos, ya que si no hubiesen hecho las donaciones de dinero, el instituto habría cerrado. Pero por otra parte, le parecía raro. Le parecía raro que cinco chicos tuviesen derecho a gobernar en el insti por haber ayudado a que no se cerrase. ¡Éso sería cómo si hubiesen comprado el instituto! Cosa que no había sido así. ¡Claro que no había sido así! Ellos habían hecho una gran donación de dinero, no habían comprado el instituto. No, claro que no habían comprado el instituto. Habría sido una soberana estupidez. ¿Para qué iban a querer ellos comprar un instituto? ¡Son CANTANTES FAMOSOS, por si nadie lo ha notado! Lo último que necesitan es tener su propio instituto. Así que podría decirse que no, no lo habían comprado. Aunque muchos pensaran lo contrario.

Aly volvió a la realidad. Perderse en sus pensamientos era uno de sus peores defectos. Sacó de su taquilla una botellita de agua y bebió cinco tragos seguidos, uno por cada chico de One Direction. Le caían mal. No, un momento, no le caían mal. Es decir, sí pero no... Ah, que más daba. Aly prefirió dejar de pensar en éso y concentrarse en preparar los libros para la próxima clase. Tocaba Química, y no podía llegar tarde al laboratorio.

~~~

-El Boooro.- dijo el Sr. del Río, profesor de Química, mientras señalaba con su vara de madera el elemento Boro en la tabla periódica de elementos que había en la pizarra.-Representado con la letra B y con el número 5. El Boro es un elemento fundamental porque...-

Harumi dormía plácidamente con su cabeza apoyada sobre su blandito estuche con pequeños ninjas dibujados. Se removió en sueños y esbozó una sonrisa. Aly no dormía, pero estaba en camino. Con la cabeza apoyada en las manos y su mirada fija en la pizarra, procuraba poner atención a lo que decía el profesor, pero su mente estaba en la Luna.

-El Carbooono.- el Sr. del río se ajustó las gafas y plantó su varilla de madera sobre el icono del Carbono. Su tono de voz era siempre el mismo y su cara denotaba un aburrimiento extremo.-El Carbono es un elemento apasionante. Se representa con la letra C y con el número 6. El Carbono es...-

Aly resopló y giró la cabeza, mientras apoyaba la parte alta de la frente en la mano. En la mesa doble que había al lado de la que compartía Aly con Harumi, estaban Niall y Zayn. Zayn examinaba un pequeño bote de cristal en forma de cilindro, dentro del cuál había un extraño líquido verde, y Niall tomaba apuntes de lo que decía el profesor. Entonces, de repente, giró la cabeza y miró a Aly. Ella abrió mucho los ojos y giró la cabeza hacia la pizarra.

<<¡No le mires a los ojos, Aly, por lo que más quieras!>> pensó, acordándose de que pocas horas atrás se perdió en los ojos de Niall cuándo éste le hizo un guiño. Al mirar la pizarra, Aly oyó con claridad lo que explicaba el Sr. del Río:

-El Estaaaño.- dio con su varilla un golpe en la tabla periódica de elementos.-Con su número, el 50, y su llamativo nombre, el Estaño se representa con las letras Sn...-

Aly Miró de reojo a Niall. Había vuelto a concentrarse en sus apuntes y escribía todo lo que decía el Sr. del Río. 

-El Titaaanio.- el Sr. del Río dio un golpe tan fuerte en la tabla de elementos con su varilla que despertó de golpe a Harumi.

-Ha...- murmuró Harumi, sobresaltada.

-Hola, dormilona.- le dijo Aly, riéndose.

-¡Ay, no! ¡Me he dormido en clase...!- exclamó Harumi, nerviosa.

-Tranquila.- dijo Aly.-El Sr. del Río no se ha dado cuenta.-

-Buff...- Harumi hundió sus dedos entre los cabellos de su flequillo negro mientras su expresión se entristecía.-Qué corte... ¿Me ha visto alguien durmiendo?-

-Sólo yo.- respondió Aly.-No te preocupes.-

-Vale... Arigato, Aly-chan.- dijo. (Arigato significa "gracias" en japonés.)

Aly se rió y volvió a mirar la pizarra, aunque de vez en cuando miraba a Niall de reojo. Pero él seguía con sus apuntes de la clase, y escribía sin cesar. Estaba muy concentrado escribiendo. Y a Aly, el resto de la clase se le hizo eterna, sin saber que Niall en realidad estaba escribiendo otras cosas, en vez de tomar apuntes...

~~~

Tocó el timbre. Había acabado la clase de Química y, al ser la última clase del día, los alumnos ya podían irse a casa. Aly salió del laboratorio, fue a su taquilla y se dispuso a abrirla, cuándo vio que por la rendijita que había, asomaba una notita de papel. La cogió y la abrió. Ponía:

You light up my world like nobody else.
Niall.

1- Una nueva dirección

Tumblr_lx7a62i0d41qkrmwyo1_500_largeEl despertador sonó, puntual y molesto, cómo cada mañana. Aly lo apagó dándole un golpe en la parte de arriba y se cubrió la cabeza con las sábanas. Iba a empezar otro aburrido día de instituto. Menos mal que Aly ya estaba en el último curso, y que las clases se acabarían pronto para ella.
Se levantó y se vistió con un top blanco de tirantes y unos vaqueros azules. Se puso deportivas blancas y una chaqueta negra con capucha. Agarró su mochila color fresa y salió de su casa sin ni siquiera desayunar.
Sus padres no estaban en casa. Habían pasado la noche anterior en el hospital, ya que Cindy, la hermana menor de Aly, estaba ingresada desde hacía unas semanas por tener neumonía. Y sus padres habían querido pasar la noche con ella en el hospital para cuidarla y estar pendientes de ella, aunque le dijeron a Aly que volverían a casa por el mediodía para estar con ella un rato. Pero casi siempre estaban en el hospital cuidando de Cindy. Por las tardes, Aly solía irse con sus padres al hospital, así ella también podía ver a su hermanita y hacerla reír para que se sintiese más a gusto.

Durante un largo rato, Aly caminó por las calles desiertas y vacías de Nueva York, hasta que llegó al instituto Blue Moon High. Dentro, todos los alumnos hablaban, se saludaban y formaban grupitos pequeños. Aly acostumbraba a tener pocos amigos, pero asegurándose de que eran amigos de verdad.
Entró en su clase. Aún no había llegado el profesor. Todos los alumnos hablaban sobre temas sin importancia; las chicas sobre maquillaje, y los chicos sobre las chicas. Aly se sentó en una mesa junto a Harumi, una amiga suya nacida en Japón y mudada a Nueva York con apenas 10 años. Harumi acababa de cumplir 17 años, y era todo un milagro  su dominio de la lengua extranjera, ya que si no, seguramente habría sido un objeto de burla de muchos estudiantes.

Blue Moon High era un instituto corriente, con alumnos corrientes y un funcionamiento corriente. Lo que nadie sabía esque aquello iba a cambiar pronto.

Aly habló durante un rato con Harumi sobre el fin de semana, hasta que entró en clase el Sr. Wendel, profesor de Lengua y tutor de la clase. Se arregló la corbata, se ajustó las gafas con el dedo índice y se aclaró la garganta:

-Ejem, ejem, atención todos, sentaos.- dijo.

Todos los alumnos que estaban fuera de su sitio se sentaron y sacaron sus estuches y libros. Todos solían obedecer al Sr. Wendel, ya que era un profesor muy majo y se había ganado el respeto y la admiración de todos los estudiantes de Blue Moon High.

-Mis alumnos, tengo una noticia que daros.- continuó, mientras ponía su maletín sobre la mesa y se quitaba la chaqueta marrón, dejándola sobre el respaldo de su silla.

Todos los alumnos, nerviosos, se removieron en sus sillas.

-Tengo que deciros.- se sentó en su silla y apoyó sus manos entrelazadas en la mesa.-Que van a cambiar algunas cosas en el instituto, en el establecimiento.-

Un murmurllo se levantó entre los estudiantes.

-¿Qué pasa?-

-¿Vamos a tener otro director?-

-¿Habrá otro horario?-

-¿Cerrarán el laboratorio?-

-¿Y la biblioteca?-

-Silencio, silencio.- dijo el profesor Wendel, en tono fuerte pero no imperativo.-Nada de éso. Tranquilos, no va a haber cambios en las clases ni nada de éso, simplemente se trata de que ahora, el director tendrá una ayuda un tanto... especial, en la ocupación del instituto.-

-¿De qué crees que se tratará?- le susurró Harumi a Aly.

-No tengo ni idea.- respondió ésta.

-Cómo sabréis, últimamente el instituto ha tenido serios problemas económicos, y para evitar el cierre, cinco chicos muy... distinguidos, nos han mandado grandes cantidades de dinero, para beneficiar al establecimiento y de ése modo, evitar que el instituto cierre.- dijo el Sr. Wendel.

Todos los alumnos se miraron con curiosidad.

-¿Quiénes son?- preguntó una alumna.

El profesor Wendel respondió:

-Los chicos del grupo One Direction.-

Una ola de chillidos y gritos de incredulidad inundó la clase. El profesor siseaba y los mandaba callar a todos, pero los alumnos, flipando, no podían dejar de gritar. Sobretodo las chicas, que se reían, chillaban, y algunas hasta lloraban de entusiasmo.

Harumi y Aly
 intercambiaron una mirada fugaz.

-¡Si-len-cio!- gritó el Sr. Wendel, ésta vez con tono de enfado.

Los gritos se fueron apagando, hasta que volvió a reinar el silencio. El Sr. Wendel dijo:

-Éstos cinco chicos, al darnos tantas cantidades de dinero para evitar el cierre del instituto, son ahora cómo... los dueños, de éste instituto. Ellos podrán decidir las normas junto con el director, pero de momento, no se prevee ningún cambio en el establecimiento.-

Dicho ésto, sacó una tiza de su maletín y se puso de pie frente a la pizarra.

-Y ahora, comencemos con la clase.-

~~~

Sonó el timbre. La primera hora de clases había finalizado. Todos los alumnos salieron de clase y Harumi y Aly se quedaron recogiendo sus cosas. Al terminar de guardarlo todo, se colgaron sus mochilas a la espalda y salieron de la clase tranquilamente.
Fue entonces cuándo vieron que había mucho barullo en los pasillos que se dirigían a la puerta de entrada. Miles de alumnos gritaban y aclamaban entusiasmados. Hacían palmadas y gritaban a coro:

-¡One D, One D, One D, One D, One D, One D, One D, One D, One D...!-

En la puerta del instituto aparecieron cinco siluetas oscuras por el contraluz que se formaba.
Los alumnos coreaban y aplaudían aún más de prisa:

-¡¡¡One D One D One D One D One D One D...!!!-

Aly y Harumi miraban sin parpadear las cinco siluetas. Entonces, los cinco chicos avanzaron, y las dos amigas pudieron distinguir sus rostros.

Harry Styles, Liam Payne, Louis Tomlinson, Niall Horan y Zayn Malik avanzaron entre el gentío que se apartaba a su paso para dejarles pasar. Los cinco miraban al frente, impasibles, con las manos metidas en los bolsillos de sus pantalones, y caminaban sin detenerse, sabiendo que todos se apartarían a su paso. Ninguno de los cinco iba por delante o por detrás de otro, los cinco iban caminando a la vez, cada uno al lado del otro, sin quedarse más atrás o más alante. Caminaban juntos, con la mirada impasible y al frente.
Pasaron por delante de Aly y de Harumi, que estaban apartadas de todo el gentío. Niall, que iba en el extremo de los cinco, le dirigió una mirada a Aly y le guiñó uno de sus increíbles ojos azules. A Aly le pareció que aquel momento había pasado a cámara lenta. Ella, con la boca entreabierta y el rostro perdido, vió cómo los cinco chicos se alejaban, sin poder quitarse de la cabeza el color azul celeste de los ojos de Niall.

-¿Te ha guiñado un ojo?- ante ella apareció el rostro oriental de Harumi, que la miraba incrédula. Oía su voz lejana y floja.

Aly sacudió la cabeza para volver en sí..

-¿Niall Horan te ha guiñado un ojo?- repitió Harumi.

-É... éso creo...- tartamudeó Aly.

Una multitud de alumnos pasó por su lado a la velocidad del rayo y corrió tras los cinco chicos. Harumi y Aly seguían quietas y sin moverse. Los alumnos iban a tanta velocidad que hicieron oscilar el pelo rubio claro de Aly y la melena negra y lisa de Harumi. Las dos se miraron fugazmente. Y luego se fueron corriendo a clase de Historia.

~~~

Era la hora del recreo. Harumi y Aly masticaban sándwiches de queso, jamón, tomate y lechuga en la cafetería del instituto. Subiendo por unas escaleras de mármol se llegaba al segundo piso de la cafetería, una estancia amplia y con un amplio balcón que tenía vistas de la cafetería entera. Ése lugar siempre había estado vacío, pero desde lo de One Direction, ésa fue la parte de la cafetería dónde comían ellos. En ése piso había ahora una amplia mesa con cuatro sillas, dos sofás y un sillón a juego, una televisión con PlayStation, y en el centro de la estancia, una mesa de billar. 
Aquél día, Harry Styles estaba apoyado en la barandilla de mármol del lugar, observando todos los lugares de la cafetería. Bajó la cabeza y miró la mesa en la que comían las animadoras. Entonces esbozó una media sonrisa, se llevó dos dedos a los labios y soltó un silbido de admiración. Las animadoras miraron hacia todos lados y Harry se agachó rápidamente, ocultándose tras la barandilla de mármol de la terraza interior.

Harumi, que le estaba mirando con sus ojos negros orientales, sacudió la cabeza con desaprobación y luego bajó la vista para mirar a su amiga.

-No me gusta la actitud que tienen.- dijo.-Se creen que por ser superestrellas pueden burlarse de los demás.-

-Yo soy la primera que se burla de las animadoras.- dijo Aly riéndose, mientras le daba un bocado a una manzana rojísima y sabrosa. Ya se había terminado el sándwich.

Harumi apoyó el codo en la mesa y la cabeza en la mano.

-¿Sabes lo que significa que tengan el comedor en el segundo piso de la cafetería?- dijo alzando la vista.-Que se creen superiores. Que se creen, que lo suyo está más arriba que lo de los demás.-

-Oh, vamos Haru, no te pongas a...-

-Harumi.- le corrigió ella.

-Da igual.- fanfarroneó Aly secamente.

-¡No, no da igual! En japonés tienen significados distintos; Haru significa primavera y Harumi, belleza de primavera. Y yo me llamo Harumi, no Haru.- replicó Harumi, quejándose.

-¡Ah, cállate! Déjalo ya.-

En ésos momentos se asomaron Zayn y Louis a la terraza de su comedor. Todos los estudiantes que estaban en el primer piso les saludaron con la mano... Menos Harumi y Aly. Ellas dos pusieron los ojos en blanco, resignadas, y continuaron comiendo con expresión seria.
Sí, era flipante lo que estaba ocurriendo. Sí, era flipante que One Direction dirigiese su instituto. Y sí, era flipante el hecho de que Niall le hubiese guiñado un ojo a Aly. Pero sin embargo, a ellas dos no les acabó de convencer la idea.